“Tenía un buen puesto y un sueldo fabuloso, pero necesitaba un cambio”: emprendedoras a partir de los 30

mireia_marian_susana

¿Conoces a alguna tramitadora de seguros que sueñe con ser diseñadora web?

¿O a una decoradora que escriba una novela en sus ratos libres?

¿Tal vez a una publicista que te haga desternillarte de la risa?

Yo sí, ¡no me estoy inventando nada! Es más, te voy a presentar a las tres en esta nueva sección de Mujeres Emprendedoras.

La historia de Mireia, que pegó un cambio increíble en su carrera, me ha inspirado muchísimo. La de Marian me recuerda un poco a la mía propia, ya que a las dos nos encanta escribir. Y la de Susana, que pasó por un periodo muy duro antes de decidirse a dejar su anterior trabajo, me ha hecho pensar en tantas otras mujeres que sin darse cuenta acaban enfermando por culpa de su trabajo.

Sin más preámbulos, os presento a tres mujeres extremadamente creativas: Mireia -diseñadora web-, Marian -correctora y escritora- y Susana -publicista.

Éstas son mis frases favoritas:

Ser tu propia jefa te hace fuerte y te llena de orgullo ver tus logros, lo cual te produce una gran satisfacción personal. Mireia, diseñadora web.

Ser mayor no implica renunciar a lo que corre por dentro. Marian, correctora y escritora.

Cuando comprendí que sólo yo tenía el poder de cambiar aquello que no me gustaba de mi vida, mi situación giró radicalmente. Susana, publicista.

Mireia R. Martínez, diseñadora web

mireia

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas y tengo el título de Mediador de Seguros. Hasta hace unos seis meses había estado trabajando como tramitadora de siniestros en una correduría de seguros.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Apoyo moral por supuesto que sí. El trabajo que tenía no era lo que quería para mí, encerrada en una oficina gris, trabajando en el departamento de siniestros, tratando con clientes descontentos y enfadados día tras día, sin poder ser dinámica y creativa. Era bastante complicado mantener el buen humor y el ánimo en esa situación.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Me encantan las redes sociales, la estrategia y el diseño. Había realizado pequeñas cosas personales y me gustaba mucho aprender de forma autodidacta sobre estos temas, así que me decidí por hacer un máster sobre ello.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Una dificultad ha sido querer estudiar mucho en poco tiempo para ofrecer servicios de calidad, porque soy muy impaciente y quiero las cosas para ayer. Además, soy muy perfeccionista, por lo que siempre se me ocurren cosas que mejorar antes de lanzar algo.

Por otro lado también tengo dudas legales varias, sobre las que no puedes más que informarte y ya está. Y de nuevo la impaciencia por querer ver que el proyecto funciona, aunque hay que trabajar duro mucho tiempo para obtener frutos.

Los aspectos más positivos de emprender son poder disfrutar de organizar mi tiempo y ver que los resultados son consecuencia de mi esfuerzo. Ser tu propia jefa te hace fuerte y te llena de orgullo ver tus logros, lo cual te produce una gran satisfacción personal.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Que lo intente, es súper gratificante hacer lo que te gusta. Que la opción de trabajar por cuenta ajena siempre va a estar ahí, pero la ilusión y la felicidad están en el proyecto que ronda tu cabeza y tu corazón y que te hace disfrutar de tu día a día, porque como dice el dicho “Trabaja en lo que te guste y no tendrás que volver a trabajar nunca“. Además, cuando trabajas con ilusión, cada uno de tus trabajos lleva un montón de cariño y eso se nota, y lo mejor de todo es que lo nota el cliente.

Mireia es diseñadora web WordPress y especialista en marketing digital. Diseña páginas web cuidando la marca personal de sus clientes y elabora estrategias de marketing online a medida.

 

Marian Ruiz, correctora y escritora

Marian

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Estudié Filología Hispánica y Arte y Decoración, y me dedicaba a la reforma y la decoración de interiores.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

La verdad es que soy de naturaleza curiosa y me han interesado otras muchas cosas en paralelo a mi profesión: filología, literatura, psicología, filosofía… Digamos que he necesitado darme un marco amplio para entenderme a mí misma y para entender el mundo, aunque mi entorno, si bien lo ha aceptado, no siempre lo ha entendido.

Tengo la suerte de contar con el apoyo y la confianza de mi pareja, eso sí.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Mi nuevo proyecto tiene que ver con escribir, corregir, editar textos, redactarlos. Trabajé en una editorial como redactora y correctora, había iniciado una novela (con mil vueltas), y venía haciendo correcciones y editando textos de amigos, cosa que me encanta.

Hace año y medio, mientras cursaba el Certificado de Profesionalidad de Asistencia a la Edición, conocí el mundo Booktube y me interesó hasta tal punto que decidí abordarlo en un ensayo: dar a conocer a los booktubers en este contexto actual de nuevas tecnologías que hasta están cambiando nuestra manera de leer.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Lo más difícil: si no quería que ese ensayo o esa futura novela (a falta de un par de capítulos) fueran flor de un día, tenía que salir del armario: darme a conocer, enfocarme en las redes, iniciar un blog específico, contactar con booktubers (no es fácil porque ni lo soy ni tengo su edad…), hacer cursos orientados a conocer el mundo online, crear contenidos, conectar con gente de la onda literaria.

Lo más positivo: conectar con gente afín, precisamente. Aprender de qué va el mundo online y qué exigencias tiene (tenía un blog, pero sin pretensiones), estar en contacto con las letras, leer muchísimo y no tener que dar explicaciones por ello. ¡Lo maravillosamente bien que me siento haciéndolo!

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Que deje hablar a su corazón, que desarrolle un plan, que pida ayuda a quien sepa más. Que persevere ahí, sin prisa, haciendo cada día lo que le acerque un poco más a su objetivo. Que se rodee de personas que la alienten cuando se sienta flaquear.

A mí me interesa transmitir que ser mayor no implica renunciar a lo que corre por dentro. No ha habido otras generaciones que hayan tenido la oportunidad de hacer virajes así en mitad de la vida. Y sé que si creo en mí, lanzo el mensaje de que los “nadie” podemos creer cada vez más en nosotros mismos.

Como dice Eduardo Galeano, somos lo que hacemos, pero somos, principalmente, lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Marian es correctora de estilo, redactora y escritora. Desde su blog Frontera Esdrújula sigue la labor de los booktubers, reflexiona acerca de la palabra escrita y escribe poemas y relatos breves.

 

Susana Torralbo, publicista

susana_torralbo

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Soy publicista y siempre me he dedicado a esto. Antes de emprender llevaba diez años trabajando en una agencia de publicidad. La diferencia principal con respecto a lo que hago ahora radica en el tipo de clientes: antes eran grandes empresas y organizaciones con presupuestos colosales y ahora estoy especializada en pequeños negocios y emprendedores, personas con presupuestos mucho más reducidos pero con el triple de ilusión y ganas.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Por suerte tuve muchísimo apoyo moral. Sé que en el fondo tenían miedo y pensaban que era una locura. En plena crisis económica, tenía un buen puesto, un sueldo fabuloso, una carrera de largo recorrido… ¡y una hipoteca a 30 años! A priori, era el contexto perfecto para no arriesgar y quedarme tal cual estaba, pero todos sabían que necesitaba un cambio y volver a enamorarme de mi profesión.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Creo que es algo que habría terminado haciendo antes o después. Trabajar para grandes empresas y organizaciones es genial al principio, pero, a la larga, terminas sintiendo que aquello que haces no es significativo en la vida de nadie…

Sin embargo, he de admitir que el desencadenante fue enfermar de formar grave y repentina. De la noche a la mañana, empecé a sufrir alergias alimentarias en cadena, tan extremas que la lista de alimentos que me permitían ingerir se redujo a un 5%. No podía comer casi nada. Con 30 años pesaba 40 kilos. El deterioro físico fue brutal. ¡Y también el psicológico!  Caí en depresión y no exagero cuando digo que llegué a tocar fondo.

Pero cuando comprendí que sólo yo tenía el poder de cambiar aquello que no me gustaba de mi vida, mi situación giró radicalmente. Decidí dejar mi trabajo un domingo por la tarde. El lunes se lo comuniqué a mi jefe y días más tarde cerraba por última vez la puerta de la oficina en la que había pasado los últimos diez años.

Sólo unas semanas después, estaba lanzando mi web y desde entonces no he parado de trabajar. ¡Ni de comer! Porque, aunque parezca increíble, a día de hoy estoy prácticamente curada. El cuerpo es mucho más sabio de lo que pensamos.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Lo más difícil ha sido lidiar conmigo misma, saber poner límites y darme cuenta de que si seguía dando tanto de mí, al final mi propio proyecto terminaría comiéndome. En mi caso, llegó un momento en que trabajaba 14 horas diarias de lunes a domingo. Así que uno de mis mayores retos ha sido imponerme un horario (que a veces sigo sin cumplir) y volver a hacer espacio para el ocio y la vida personal.

Sin embargo, el lado oscuro de emprender es una mancha diminuta comparada con el cargamento de aspectos positivos que conlleva. Vivir haciendo lo que te gusta genera una satisfacción personal inmensa.

Pero no sólo se trata de hacer lo que te gusta, sino de saber que tienes la libertad de seguir incorporando sólo cosas que te entusiasmen y dejar atrás aquello que deje de hacerlo. Eso hace que te levantes cada día de la cama con un triple salto mortal y un par de rizos en el aire. 

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Yo le diría que deje de marear la perdiz y se lance si de verdad quiere hacerlo. Pero que debe estar dispuesta a trabajar muy duro, como nunca antes ha trabajado, para conseguir que su proyecto salga adelante. Con esfuerzo se consigue todo, pero hablamos de un nivel de sacrificio enorme y de poner tu vida en cuarentena durante algún tiempo.

En cualquier caso, si su proyecto es viable, le pone corazón, ganas, horas y mima los detalles, no hay nada que no pueda conseguir, así que ¡adelante!

Susana Torralbo es publicista. Trabaja con emprendedores y pequeños negocios diseñando su imagen de marca y su estrategia de comunicación, y ofrece diferentes servicios personalizados como el diseño y programación de páginas web.

4 thoughts on ““Tenía un buen puesto y un sueldo fabuloso, pero necesitaba un cambio”: emprendedoras a partir de los 30

    1. ¡Hola Susana! Muchísimas gracias a ti por participar y contarnos tu historia. Todo lo que has contado me parece muy inspirador, y me alegro mucho de que pudieras superar todos los problemas que tuviste en el pasado. Por cierto, me encantan las fotos que tienes en tu web, ¡son preciosas! ¡Un abrazo, Susana!

  1. También para mí es una suerte y doy gracias a Isabel y a todas vosotras, compañeras. La energía que se mueve alrededor de quienes nos hemos atrevido a decir “sí” es muy poderosa. Sabemos lo que cuesta, lo que implica, y que muchas veces dudamos no solo antes del sí, sino también después. Y a pesar de todo, ahí estamos. Como decía Bukowski: “Si vas a intentarlo, ve hasta el final. De otra manera, ni siquiera comiences”. ¡Enhorabuena, campeonas!

    1. ¡Hola Marian! Estoy totalmente de acuerdo, de las emprendedoras noto una gran energía que creo que viene de su pasión y de su persistencia, de no rendirse. No conocía esa cita que mencionas, pero me parece muy adecuada. Supongo que lo más tentador en muchas ocasiones es dejar de intentar algo cuando hay problemas, pero como vemos con los testimonios de las emprendedoras todas ellas han tenido dificultades, así que es algo normal pero no significa que haya que dejar de intentarlo. ¡Un abrazo, Marian!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *