“A veces me gustan más las fotos de mis amigos que las de los famosos”: Peipei, sobre la fotografía y el arte en China

peipei3

¿Tú conoces a alguien a quien le caiga mal Peipei?

Cuando David me habló por primera vez de Peipei, me imaginé a una mujer más bien intimidante, muy ocupada y con aspecto hipster-super-cool. Casualmente, la conocí el mismo día que a David, e inmediatamente me di cuenta de lo equivocada que había estado.

¿Tú conoces a alguien a quien le caiga mal Peipei?“, me preguntó David otro día, cuando hablábamos de no sé qué tío antipático que tenía que tratar con ella, y con el que Peipei se lleva bien. “Pues no“, le dije yo. Y es que, así es Peipei: la positividad y la sencillez hechas persona.

Peipei Han (1985, Pekín), es desde el año 2015 la manager de la única feria de fotografía del sudeste asiático, la Photofairs Shanghai, cuyo equipo principal tiene la base en Londres y va además a inaugurar la primera edición de la feria en San Francisco este año. Quedamos una tarde calurosa de julio para hablar de su trayectoria profesional y de la fotografía en China. Peipei, por cierto, habla un español perfecto, y es que es licenciada en Filología Hispánica y ha vivido un año en Murcia.

La labor de los curadores de arte

Peipei nunca imaginó que acabaría trabajando en el mundo del arte, aunque confiesa que siempre le interesó; de hecho, tras acabar sus estudios universitarios realizó un máster en la University of the Arts en Londres enfocado a la crítica de arte. Allí fue donde comenzó a interesarse por la profesión de curador de arte, que según ella, está mal entendida: “Los curadores trabajan con exposiciones, no con ferias, como es mi caso. Los artistas no siempre saben explicar el significado de su obra, y necesitan de un curador que consiga interpretarla e incluso encontrar un significado nuevo en el que el artista ni siquiera había pensado. Los curadores no tienen por qué tener conocimientos solamente de arte o historia. En algunos países los curadores son licenciados en Psicología o Ciencias Políticas, y esto les ayuda a tener un punto de vista nuevo y diferente de la obra con la que tienen que trabajar. Pero los curadores no solo tienen que ser creativos, sino también saber de presupuestos y cosas así.”

peipei_galeria

Patrocinadores y ferias de fotografía: un equilibrio delicado

Peipei no es curadora; ella se define como organizadora. Es la única empleada a tiempo completo en Shanghai, y pasa la mayor parte del año ella sola en la oficina, aunque una vez al mes la visitan su jefe y otra compañera de Londres. A partir de mayo empieza a tener más trabajo, ya que la feria tiene lugar en septiembre, y recibe la ayuda de dos personas más. “De septiembre a marzo tengo que buscar galerías, contactar con los patrocinadores, ver ferias y festivales… Me gusta mucho el festival de Jimei X Arles, en Xiamen. Los organizadores traen las obras que han sido premiadas en el Rencontres d´Arles, además de las fotografías de artistas chinos. También está bien el Dali International Photography Exhibition.”

A pesar de la importancia de las relaciones públicas y comerciales que tiene que establecer en su trabajo, Peipei me dice que este no es el aspecto de su día a día que más le interesa; mas bien al contrario:

Me gusta más conocer artistas emergentes a través de espacios independientes de arte. Los patrocinadores no me interesan tanto, me piden muchas cosas, como que pongamos su logo en más sitios, o que les de más entradas VIP.”

Ella piensa que “hay que encontrar un equilibrio en la colaboración con los patrocinadores, porque somos una plataforma internacional de calidad y no queremos ser simplemente un lugar para que las marcas se promocionen.”

La fotografía en Shanghai, Pekín y China: la lucha del arte underground

¿Goza de una gran popularidad la fotografía en China? “En China ahora hay de todo, pero pocas cosas se pueden considerar artísticas. Las galerías de arte chinas no consideran la fotografía como algo coleccionable, aunque cada año le empiezan a dar más importancia. Pero, de momento, la fotografía en China no se ha convertido en algo mainstream como lo es en Francia, por ejemplo, y los museos tienen que concienciar a la gente de que también es un arte.

IMG_9246
Peipei me llevó a una galería de arte de Shanghai.

Peipei es de Pekín, pero vive en Shanghai desde 2015. Para las que no conozcan estas ciudades, os cuento que son totalmente diferentes: en su arquitectura, en su historia, en el acento -en Shanghai hablan shanghainés aparte de mandarín-, en el papel político y económico que tienen en el país… ¿Y en el arte? “En Pekín hay, en cierto sentido, más libertad artística porque hay muchos tipos de arte, mientras que en Shanghai todo es tan comercial que solo se expone lo que se sabe que va a venderse. En Shanghai hay muchas galerías de arte porque sus dueños se dedican al arte como negocio, y muchos museos privados creados por empresarios -como el Long Museum o el Yuz Museum. En Pekín hay más museos públicos y espacios alternativos. Hay más cultura underground porque hay una necesidad de ir en contra del control del gobierno.”

No solo eso. Hay quien dice que la personalidad de los pekineses y los shanghaineses es diferente, y que los últimos son algo arrogantes por pertenecer a una ciudad tan cosmopolita. Yo no sé si esto es cierto, pero lo que sí es verdad es que en Shanghai hay más “pijerío” que en Pekín: “En la capital, la gente es más abierta en general, y en el mundo del arte hay un ambiente más relajado.”

“En Pekín puedes ir a una inauguración en chanclas sin que nadie te mire mal, mientras que en Shanghai solo se te acercan si te conocen.”

Hay solo una cosa que me sorprende de lo que me cuenta Peipei sobre Pekín, y es que diga que aquí los artistas quieren ir en contra del gobierno. Le pregunto si en China existe la fotografía como crítica social, y me responde que no mucha, porque entonces sería más difícil exhibir las obras. Aunque de la censura en China ya se encarga el Cultural Media Bureau, en Photofairs Shanghai procuran seleccionar las fotografías con cuidado: “Siempre hay dudas de si algo va a ser censurado o no, pero no hay reglas específicas. Por ejemplo, con las obras sobre violencia o con sangre, no hay problema.”

“Aunque hay que tener cuidado con el desnudo, si el contexto es el adecuado no tiene por qué haber problemas, pero con lo que sí hay que andarse con mucho ojo es con cualquier cosa relacionada con la política.”

Hay fotógrafos chinos, como Wang Qingsong, que sí incluyen una cierta crítica social en sus obras. Sin embargo, según las declaraciones del artista a The Economist, es complicado ser artista en China, donde “el mejor estudiante es el que mejor sigue a los demás” (en inglés, “the best student is the best follower“).

Los distritos de arte de Pekín y Shanghai, cada vez más comerciales

Pregunto a Peipei por el 798 Art Zone, o el distrito de arte de Pekín, que está considerado como uno de los lugares más representativos del arte moderno de la ciudad: “En el 798 ya no hay tantas galerías como antes. Ahora se ha vuelto más comercial y hay un montón de tiendas y cafeterías. Los espacios independientes de arte de Pekín suelen estar en los hutongs, en el centro.”

IMG_4394
Escultura en el 798 Art Zone, Pekín.

El distrito de arte se encuentra en el emplazamiento de unas antiguas fábricas propiedad del estado, donde empezaron a establecerse artistas en los últimos años de la década de los 90. Peipei recomienda otra comunidad artística en la capital: Caochangdi. El éxito de esta zona artística se atribuye al conocido Ai Weiwei, que eligió este lugar como su base en 1999, atrayendo a muchos otros artistas. Uno de los espacios de arte que más le gustan a Peipei de Caochangdi es Three Shadows Photography Art Center, el primero en China en trabajar exclusivamente con fotografía y vídeoarte.

Shanghai cuenta con su propia -y más modesta- versión del 798, y es el M50 o Moganshan Road. El M50 está establecido en una antigua fábrica de algodón, y aquí hay más de 140 estudios de artistas, galerías y otras instituciones relacionadas con el arte. Sin embargo, no es lo que se podría considerar como un lugar para el arte alternativo. “En Shanghai tenemos a Basement 6 y otro espacio independiente en un mercado, ya está.”  

No hay más que visitar la página web del colectivo de arte Basement 6 para darse cuenta de que no tienen intenciones comerciales: aquí te dicen que si les compras una cerveza les ayudarás a pagar el alquiler. Teniendo en cuenta lo importante que son los negocios en Shanghai, este tipo de mentalidad es algo realmente original.

moganshan
Sillas de segunda mano y graffittis en una calle cercana a M50, en Shanghai.

Pregunto a Peipei si sigue a algún artista de fotografía callejera, y tras responderme que no, añade que  “a veces me gustan más las fotos de mis amigos que las de los famosos”.

Esto es lo que más me llama la atención de Peipei; a pesar de trabajar en un entorno tan intelectual y en ocasiones pretencioso, ella mantiene los pies firmemente en el suelo. Si hay algo que nunca me ha gustado de los entornos artísticos es la pedantería que se percibe en ocasiones -y que se palpa ya en la universidad-, por lo que Peipei me resulta un auténtico soplo de aire fresco.

Peipei, ¡no cambies!

 

3 thoughts on ““A veces me gustan más las fotos de mis amigos que las de los famosos”: Peipei, sobre la fotografía y el arte en China

  1. ¡Me ha encantado! Viví dos años en Shanghai pero estaba muy desconectada del mundo del arte, ahora estoy pensando en volver, pero en este caso a Beijing, y me encantaría conocer esos espacios. Genial entrevista y genial Peipei.

    1. ¡Hola Teresa! ¡Muchas gracias! ¿Vas a volver a China? A mí lo de vivir en Pekín es algo que me llama bastante, la verdad.. Yo solo he estado en el 798 de Pekín, y me gustó, a pesar de que es más comercial ahora. La otra zona parece muy interesante, ¡seguro que merece la pena, pásate por allí! ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *