“Nuestro sistema educativo no nos forma para emprender, y la primera vez que tuve que hacer una factura no tenía ni idea”: Emprendedoras a partir de los 30

belen_georgina_laura

Apoyo.

Ese elemento externo tan importante cuando queremos sacar adelante un proyecto propio. Suelo pensar que todas las emprendedoras a las que entrevisto tienen cosas esenciales en común, pero desgraciadamente cuando se trata del apoyo por parte de familiares y amigos hay muchas diferencias entre unas y otras.

Esta semana Belén y Georgina, profesora y bailarina e ilustradora respectivamente, nos cuentan que se sintieron muy apoyadas por los suyos. Belén destaca el apoyo de su madre, igual que algunas de las emprendedoras de otras semanas, y Georgina comenta que recibió más apoyo moral del que nunca hubiera imaginado.

La historia de Laura, sin embargo, es muy diferente. Esta diseñadora gráfica explica en su entrevista lo complicado que le está resultando el compaginar su trabajo en la empresa familiar con el suyo propio, debido a las expectativas y necesidades de sus familiares.

Estoy convencida de que una de las grandes dificultades a las que nos enfrentamos antes de emprender, es la de resistir la falta de comprensión y apoyo de nuestra gente más cercana. Me parece comprensible que nuestros seres más queridos tengan miedo cuando nos disponemos a emprender debido al riesgo que ello conlleva. Pero espero que a pesar de sus reticencias intenten sacar la fe de donde no la hay, porque si emprender ya es duro, hacerlo sin el apoyo de aquellos que te importan lo es más todavía.

Espero también no estar enrollándome demasiado, así que aquí mismo os dejo con las interesantísimas emprendedoras de esta semana y con mis frases favoritas de sus entrevistas:

En la mayoría de los casos los emprendedores somos tachados de “locos” o irresponsables. Belén, profesora experta en Neuropsicología .

Me ayudó pensar qué era lo que hacía feliz a mi niña interior (gracias a El Ideatorio de Oye Deb), con qué reía, con qué se me pasaba el tiempo volando y fue con el baile, el dibujo y el crecimiento personal. Georgina, bailarina e ilustradora.

Los aspectos positivos  de emprender son que he aprendido lo que no quiero, y he aprendido a valorarme. Laura, diseñadora gráfica especializada en branding.

 

Belén Piñeiro, profesora de Educación Infantil experta en Neuropsicología y Educación

belen

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Trabajaba en escuelas infantiles mientras terminaba el Grado de Maestra en Educación Infantil. Llevaba varios años inmersa en el mundo de la primera infancia, pero a pesar de que me encanta el contacto con los peques, sabía que no sería feliz manteniendo toda mi vida el mismo trabajo, atada a un lugar fijo, unos horarios fijos, unas condiciones fijas que no dependían de mí… Sentía un poco de claustrofobia. No me gustaba la idea de pensar que en veinte años (por decir algo) seguiría haciendo lo mismo, entre esas mismas cuatro paredes, en la misma ciudad, con el mismo poder adquisitivo y con el mismo calendario vacacional toda la vida.

2. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Pues la verdad es que fue un poco por casualidad (o “causalidad”, como quieras llamarlo). Comencé a escribir sobre educación al terminar la carrera, porque sabía que se me daba bien y era algo que me gustaba hacer. Creé mi blog como una manera de seguir formándome por mi cuenta, de mantener el hábito de escribir y de tener una especie de “CV virtual” que me sirviera como carta de presentación a la hora de poder trabajar para otros.

Finalmente publiqué mi primer libro, sin grandes expectativas, sólo pensando en cubrir los gastos del blog y ganar algún dinerillo extra… Y año y medio después tengo tres libros publicados y estoy impartiendo dos cursos online.

3. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Afortunadamente mi proyecto no requería de grandes inversiones, pero sí, la verdad es que me sentí bastante apoyada por los míos. Sobre todo por mi madre, que incluso cree más en mis posibilidades que yo misma. Ella siempre ha querido que innove, que viaje, que aprenda otros idiomas, que me forme todavía más en mi campo… Quizás desea que yo cumpla esas expectativas que ella no pudo realizar por la época en la que le tocó vivir.

Pero reconozco que es un punto a favor el no tener que convencer a los demás de las decisiones que tomas. Sé que en la mayoría de los casos los emprendedores somos tachados de “locos” o irresponsables.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Las mayores dificultades están siendo los temas administrativos y técnicos/informáticos. Nuestro sistema educativo no nos forma para emprender y la primera vez que tuve que hacer una factura no tenía ni la más mínima idea de cómo hacerlo. Parece que para trabajar por tu cuenta en este país o estudias la carrera de empresariales o estás perdido.

Por otro lado yo sé lo justo de informática y de diseño web, por lo que mantener al día mi página web más allá de escribir los artículos, me resulta complicado. Pero bueno, con paciencia y ganas, se puede con todo.

Los aspectos más positivos son… ¡Todo lo demás! Al principio me daba miedo “alejarme de las aulas” y de la enseñanza. Decía… ¿Cómo voy a hablar de educación si no trabajo en un colegio? Pero ahora formo a padres, educadores y docentes en general, así que mi trabajo realmente llega a muchos más niños que antes. ¡Es maravilloso! Si antes mi trabajo se reducía a los 25 niños de mi aula, ahora en un curso formo a 30 profesores que tienen 25 niños cada uno y 10 padres que pondrán en práctica estos conocimientos con sus niños. Mi trabajo se ha vuelto exponencial y me siento mucho más realizada.

Aprendo algo nuevo cada día, siempre tengo nuevos proyectos, nuevos retos y colaboraciones… Y soy yo la que decide cómo, cuándo y cuánto. El hecho de sentir que dirijo mi vida no lo cambiaría por nada.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

¡Que ser dueña de su tiempo no tiene precio! La vida es demasiado corta como para vender nuestro tiempo por unos pocos euros por hora. Que se lance a por sus sueños, que tenga paciencia, pero que no pierda de vista su objetivo.

La verdad es que es duro, sobre todo al principio, pero una vez que estás donde querías estar sientes que todo el esfuerzo ha merecido la pena. Si no luchas por tus sueños, otros te contratarán para que cumplas los suyos”.

Belén Piñeiro es profesora de Educación Infantil experta en Neuropsicología y Educación. A través de Maestra de Corazón ofrece consultas vía email o por videoconferencia sobre cualquier tema relacionado con la educación, e imparte cursos de neuroeducación y disciplina positiva.

Georgina Yuste, bailarina e ilustradora

georgina2

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Antes de decidir emprender y luchar por mis sueños y dejar de trabajar para los sueños de otro, estaba trabajando de cara al público como vendedora comercial en una cadena de descanso. Primero fui bailarina profesional, lo dejé y me dediqué los doce años siguientes al comercio y hostelería.

2. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Me ayudó pensar qué era lo que hacía feliz a mi niña interior (gracias a El Ideatorio de Oye Deb), con qué reía, con qué se me pasaba el tiempo volando y fue con el baile, el dibujo y el crecimiento personal.

He vuelto a dar clases de baile y he vuelto a coger lápiz y papel para ilustrar. Es un mundo difícil el del arte pero ¿acaso no lo es para todos? Hay que arriesgar para ganar.

3. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Recibí más apoyo moral del que nunca me hubiera imaginado, mis padres me animaban, mi pareja, todos mis amigos, incluso conocidos a los que comentaba sobre el tema.

A pesar de tener un trabajo estable con un muy buen sueldo, sabían que yo no era feliz y al fin y al cabo eso es lo más importante. Todos me animaron a trabajar de lo que me gustara y si consistía en comenzar un nuevo proyecto, ¡pues adelante!

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

La dificultad al principio era el miedo al rechazo de mi decisión por parte de mi gente más cercana, cosa que al final sorprendentemente no fue así, sino todo lo contrario. Quizás era una dificultad que nos ponemos cada uno, el qué dirán, el cómo sobreviviré, el ¿y si no sale bien? Las dificultades al final son trampas que nos ponemos nosotras mismas.

Lo más positivo, sentirme dueña de mi vida y de mi tiempo, cosa que para mí tiene un valor incalculable y oye, ¡ya saldremos adelante! Pero al menos, trabajar ya de una vez por nuestros sueños. Lo que sí sé seguro es que poco a poco las cosas que a uno le apasionan van saliendo, porque así tiene que ser. Si escogemos la felicidad, ese es el camino correcto y nada puede salir mal.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Siempre, siempre, siempre seguir los impulsos que se tengan. Es la única manera que tiene nuestro cuerpo de decirnos cualquier cosa. Haceos caso, si sentís algo, adelante y si se está pensando en un cambio laboral o en saltar a la piscina para emprender, es el momento de dar el salto, puesto que por algo os está rondando la cabeza.

No sé en qué libro fue que leí: Mi consejo es que si estás pensando en dar este tipo de salto, lo mejor es que hagas como un lemming y saltes.”

Georgina Yuste es una mujer polifacética y creativa enamorada de la danza y la ilustración, formada en Artes Gráficas y Danza Profesional. En su blog Vitabitácora comparte sus ilustraciones y reflexiones, siguiendo su lema: “No mates a tu duende bajo el peso del día a día”.

Laura Sánchez, diseñadora gráfica especializada en branding

LauraSanchezVisura-t

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Siempre he trabajado como diseñadora gráfica. Empecé en una agencia donde se hacían proyectos para grandes empresas, tipo Ministerio o Jonhson&Jonhson. Después estuve haciendo animación 3D y videojuegos. También trabajé en un estudio de fotografía diseñando álbumes de boda. Y al final estuve unos quince años trabajando desde casa para otra persona donde hacía páginas web de todo tipo, logotipos, catálogos, tarjetas, de todo. Éste último trabajo era perfecto, trabajaba desde casa, hacía trabajos muy buenos, tenía tiempo para cuidar de mis dos niñas y además podía tener la casa arreglada.

Después de nacer mi segunda hija me quedé en el paro gracias a la maravillosa crisis. En ese momento es cuando decidí emprender, pero sin darme cuenta me metí en la empresa familiar para ayudarlos en la facturación porque no daban a basto. Poco a poco sin yo quererlo me fui quedando en la empresa. Cada vez me era más difícil salir de allí porque enseguida me dieron un lugar donde estar y un sueldo.

Aún sigo en la empresa muy a mi pesar. Es un trabajo estable, con sueldo guay, donde tengo toda la libertad del mundo en cuanto a horarios. PERO este trabajo me está quitando la vida.

2. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Porque es lo que sé hacer desde pequeña. Es mi profesión, y es lo que me hace feliz. Además, en cuanto despegue del todo mi proyecto como diseñadora freelance estoy segura de que ganaré mucho más tanto económicamente como personalmente. Cueste lo que cueste no volveré a tirar la toalla, pues las oficinas grises no son para mí.

Y sobre todo porque podré ayudar a alguien que necesite una nueva imagen de marca para su proyecto. Podré ayudar y eso es lo que más feliz me hace. Lo mío es el diseño, la creatividad, el arte, la imagen corporativa de las empresas, crear logos, tarjetas, webs. Además no puedo tirar por la borda tantos años de experiencia.

Por otra parte, odio ser secretaria y pasarme la vida haciendo facturas. SÍ, LO ODIO. He tocado fondo en la empresa familiar, he tenido depresión y he llorado mucho. Por muy seguro que tenga el trabajo, el sueldo y el horario, el día a día se ha vuelto GRIS, hasta tal punto de apenas poder hablar con mis hijas para jugar con ellas, y de sentir que mi creatividad ha ido muriendo.

3. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Pues sí y no. Vamos, que más bien no recibo apoyo, pero aún tengo miedo a reconocerlo.

En mi familia saben que soy buena para el diseño y la creatividad. Desde siempre me lo han reconocido y han acudido a mí cada vez que lo han necesitado, a veces pagándome y otras no, pero lo normal cuando trabajas para tu familia. Siempre me han dicho que emprendiera, que yo valía mucho, pero nunca me decidí a hacerlo porque me sentía feliz en las empresas donde he estado.

Sin embargo, ahora que quiero emprender veo que no recibo apoyo. Me ven perfecta para la empresa familiar, donde es maravilloso estar todos los hermanos y cuñados trabajando todos juntos. Donde tengo un sueldo seguro, y donde la empresa crece cada vez más.

Aunque me vean llorar y estar triste no lo entienden. Para ellos es fantástico que haya entrado en la empresa, y me dicen que es mi obligación sacarla adelante.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Las mayores dificultades son la falta de tiempo para poder hacer todas las cosas que quiero. Necesito terminar la nueva web cuanto antes para mostrar mis nuevos servicios ahora sí enfocados al branding, que es mi especialidad.

Los aspectos positivos son que he aprendido lo que NO quiero, y he aprendido a valorarme. Ahora tengo claro quién es mi cliente ideal, aquél al que poder dirigirme para ayudarle.

Estoy en un momento de mi vida en el que tengo mucha ilusión por mi nuevo proyecto. He conseguido reducir las horas del trabajo familiar a dos o tres, y el resto del tiempo lo dedico a mi nuevo proyecto como diseñadora. Esta vez, trabajando por mi cuenta y no para otros. Ya tengo algunos clientes satisfechos, los cuales repiten para cada diseño que necesitan.

Ahora vuelvo a ser yo. Saco algo de tiempo para mi proyecto, y las tardes son para mis niñas. EMPRENDER MERECE LA PENA, ES MUY DURO PERO MERECE LA PENA.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Recomiendo que cuanto antes comience mejor. Es decir: EMPIEZA HOY.

Sin conocer la situación de las demás mujeres que quieren emprender, les diría que cada día hicieran algo para emprender. Un pequeño paso día a día. Que si pueden invertir en formación lo hagan, y que no necesitan más de un mes para crear una web donde ofrecer sus servicios o productos. Que se den a conocer enseguida, y obtengan desde el minuto cero seguidores y suscriptores. Como diseñadora recomiendo que para empezar no es necesario crearse un logo profesional. Lo importante es empezar hoy.

Cuando tu proyecto vaya tomando forma, ya invertirás en diseño de marca. No os pongáis excusas y mandad al carajo a los miedos. NUNCA ES TARDE. Con un solo día que recibas felicidad por haber ayudado con tus servicios a otra persona, ya habrá merecido la pena emprender. Y sobre todo, ¡se me olvidaba! Tienes que hacer networking una vez al mes si es posible.

¡Ánimo y cuidaros XXL!

Laura Sánchez es diseñadora gráfica especializada en branding. En su página web Visura-t ofrece servicios de diseño gráfico a mujeres emprendedoras, y a través de Art Design Creative realiza sesiones fofográficas en estudio y crea lienzos personalizados a partir de fotografías.

One thought on ““Nuestro sistema educativo no nos forma para emprender, y la primera vez que tuve que hacer una factura no tenía ni idea”: Emprendedoras a partir de los 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *