¿Las mujeres tienen que hacerse las difíciles para gustar a un hombre?

mujeresdificiles

Creo que hay algo muy humano y vulnerable en preguntas tan ordinarias como “¿Le digo claramente que quiero quedar, se lo insinúo o me espero a que él me lo pida?

En realidad, este tipo de dilemas no tiene nada de particular, y estoy segura de que mujeres y hombres de cualquier orientación sexual le han dado muchas vueltas al tema de cómo seducir, y cómo hacer saber a alguien que nos gusta. Sin embargo, las mujeres heterosexuales tienen el problema añadido de ser consideradas unas frescas o fáciles si se acuestan con alguien con quien no tienen una relación seria, y este problema viene acompañado de un miedo real a tener fama de “guarra”.

Yo, la verdad, no tengo ni idea de si en la seducción hay una manera de comportarse que funcione. Bueno, ¿qué tal utilizar la compleja estrategia del ser uno mismo? En realidad suena extraño, como si nuestro “yo mismo” fuera una especie de monstruo de emociones inestables al que hay que mantener enjaulado, para mostrar solamente nuestra cara más civilizada y atractiva.

Supongo que, como mínimo, tiene que haber atracción e interés por ambas partes, y si no las hay, creo que ni el mejor plan de seducción puede funcionar. De todas formas, la pregunta que se debate en el vídeo de manera implícita es si una persona que nos cuesta seducir tiene un mayor atractivo y valor. Por lo que han dicho algunos de los entrevistados, parece que la gente confunde hacerse la difícil con ser distante e imposible, y creo que se equivocan.

Hacerse la difícil puede ser dos cosas bastante diferentes: tomarte un tiempo para seducir y despertar el deseo de otra persona, -lo cual suele ser muy divertido y estimulante-, y también para conocerla medianamente bien antes de decidir qué es lo que quieres hacer con ella.

Pau Navarro, creador de Habilidad Social, tiene un artículo llamado “Cómo seducir a un hombre. 5 conclusiones científicas“, en el que habla de un estudio que demuestra que “las mujeres más atractivas para los hombres fueron aquellas que de entrada parecían distantes y difíciles de seducir, pero que a medida que la interacción avanzaba se iban mostrando más acogedoras.” Este estudio, que es del año 1973, concluye que una característica muy atractiva para los hombres es que una mujer sea selectiva y difícil de atraer con todos los demás, pero no con él. Supongo que al combinar este fenómeno -que imagino sucede con cualquier orientación sexual- con la costumbre de todas o la mayoría de las sociedades de controlar la sexualidad femenina, surge la creencia conservadora de que las mujeres no debemos acostarnos con un hombre rápidamente, porque si no él no volverá a llamarnos.

Si quieres seguir leyendo sobre este tema, recomiendo otro artículo de Pau Navarro en el que desmonta los falsos mitos del “negocio de la seducción”, y el artículo “Fuck Yes or No de Mark Manson, sobre centrar nuestras energías en personas que sí están interesadas en nosotros, en vez de en esforzarnos en convencer -y seducir- a alguien a quien en realidad no gustamos.

En general, pienso que lo mejor para nuestra propia salud mental es no obsesionarnos demasiado con comportarnos de una manera o de otra, y no planificar estrategias. Creo que, si dos personas encajan bien en todos o la mayoría de aspectos, da igual si te haces la escurridiza o no, y que lo más seguro es que pueda haber una relación entre los dos, pase lo que pase al principio. Por otra parte, también me parece importante ser selectivas con nuestras futuras parejas, ya sean amantes, amigos con derecho a roce, o algo más serio, y no porque esto nos vaya a ayudar a seducir mejor, sino por nosotras mismas.

Pero sobre todo, creo que cada una tiene que hacer lo que le salga de ya sabes dónde.

¿O qué? ¿Tú qué crees? ¿Estás de acuerdo con las opiniones de los entrevistados?

Aquí te dejo las opiniones destacadas del vídeo:

A los seres humanos, y a los hombres en particular, les van las cosas imposibles. Lo que más difícil nos es, a veces es lo que más nos acaba llenando. (0:09)

La mujer se tiene que hacer la dura para que el hombre la aprecie más. (0:26)

Se educa a los hombres para que sean más sexuales, y a las mujeres para que sean más reservadas. (1:03)

Hay una idea preconcebida que se tiene del hombre como esta especie de trozo de carne con una polla que no puede pensar y que quiere meterse en tus bragas. (1:17)

Está mal visto que tú quieras algo más desde el principio, está mal visto que tú seas demasiado cariñoso, está como prohibido o vetado en esta sociedad hablar de forma romántica. (3:09)

En mi caso particular, si alguien viene con una estrategia así tan compleja, yo no la entiendo. (3:37)

Hay que distinguir entre las mujeres que te lo hacen difícil, y las mujeres que te lo hacen imposible. (3:48)

A mí que el acercamiento a una mujer suponga una especie de novela, una especie de narrativa, que sería ponérsela difícil, me parece muy rico y muy interesante. Cuando no hay historia, conocí a esta mujer y esta mujer a los cinco minutos estaba en mis brazos, hay una especie de decepción, porque digo ¿a quién le cuento yo esto, si no hay historia? (4:40)

Esa maraña que tú tienes que desentrañar como hombre, a mí me estimula, y cuando no existe la echo de menos. (6:20)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *