“En Tinder, los tíos somos más metralleta”, o por qué miles de solteros usan Tinder

tinder

¿Cómo prefieres conocer a una pareja?

Desde luego, no en Tinder. En una cafetería o algo así, lo que se suele ver en las películas. Una forma súper tradicional y romántica de conocer a alguien.”

Esto es lo que piensa una universitaria alemana de una de las aplicaciones para móvil que más éxito está teniendo en los últimos años. Aplicación que, por cierto, ella también ha utilizado brevemente, a pesar de su preferencia por una forma de ligar más tradicional.

En este nuevo vídeo de Preguntas Callejeras, he preguntado a gente de diferentes países qué piensa sobre Tinder, y he descubierto unas cuantas cosas: que todavía hay muchísimas personas que no tienen ni idea de qué es esta aplicación, que puede ser un poco adictiva, que en algunos casos ayuda a encontrar el amor, y que en Ávila no se liga (aviso: esto no lo digo yo, sino una de las entrevistadas).

Tinder es, según el periódico El País, la app para ligar que más rápidamente está creciendo. Fue creada en los Estados Unidos en 2012 para usuarios heterosexuales, y hoy en día opera en 196 países. Su predecesora es Grindr, la aplicación para homosexuales que llegó a los smartphones en 2009, y que hoy en día tiene más de dos millones de usuarios.

Antes de estas aplicaciones, surgieron páginas de contactos como Meetic o eDarling, que a través de algoritmos y cuestionarios que los usuarios debían rellenar, les proponían perfiles de otras personas que podían interesarles. La gran diferencia entre estas plataformas y una app como Tinder, es que ésta última es sencillísima de utilizar. Los perfiles de Tinder son mucho más escuetos, y para registrarte solo debes tener una cuenta de Facebook, subir algunas fotos, seleccionar varios parámetros como la edad y el sexo de las personas a las que quieres conocer, y comenzar a saltar de perfil en perfil. Si deslizas el dedo por la pantalla hacia la derecha, es que te gusta; si le das a la izquierda, es que no te gusta. ¿Qué sucede cuando ambos os gustáis? Entonces hay un match, y podéis empezar a hablar por el chat de Tinder.

A pesar de que el principal atractivo de Tinder es que es muy fácil de usar, y que ha convertido el ligar en algo mucho más sencillo, esta facilidad viene con algunos inconvenientes, como dice uno de los entrevistados:

¿Lo mejor de Tinder? La facilidad. De hecho, creo que lo mejor y lo peor es la facilidad.”

Este estudiante explica a continuación que Tinder puede llegar a ser adictivo, y que los hombres suelen dar al “me gusta” sin apenas fijarse en la persona, con el objetivo de conseguir tantos matches como puedan. La adicción a la que el entrevistado hace referencia tiene una base real, tal y como explica un artículo de The Guardian: con Tinder no sabemos si alguien nos ha rechazado, solo nos enteramos de las veces en que hay una atracción mutua, y esto crea una gratificación instantánea que sirve para aumentar nuestra autoestima -o llenar nuestro ego, según la entrevistada abulense. Es decir, no es necesario llegar a conocer a nadie en persona para sentirse bien; basta simplemente con usar Tinder desde la comodidad de nuestra casa.

Con aplicaciones como Tinder, es fácil tener citas todas las semanas, especialmente si vives en una gran ciudad. De repente, tienes a tu disposición un montón de hombres o mujeres con los que contactar sin siquiera salir de tu habitación, pero esta manera de ligar puede llevar a un cambio de mentalidad que no tiene por qué ser el más acertado.Apps como Tinder y OkCupid dan a la gente la impresión de que hay miles o millones de potenciales parejas ahí fuera, dijo David Buss, profesor de psicología de la University of Texas, a la revista Vanity Fair. Según Buss, esta aparente abundancia de posibles parejas, hace que los hombres se sientan menos inclinados a tratar a una mujer en particular como a una prioridad.

Conozco a una persona que lo usa mucho, en Madrid.”, dice uno de los entrevistados. “Lo usa casi como si fuera una especie de videojuego.” Las estadounidenses Alicia Eler y Eve Peyser, también hablan de esta característica de Tinder en un artículo para el periódico Independent. Según ellas, los usuarios de Tinder “deben tomar decisiones rápidamente, de manera que este proceso se convierte prácticamente en un juego.” De hecho, muchas de las personas que utilizan Tinder no lo hacen con el objetivo de tener citas, sino por pasar el rato y entretenerse, como dicen las dos entrevistadas del Reino Unido.

En diferentes artículos y medios de comunicación, psicólogos y académicos se preguntan a dónde nos va a llevar la tinderización de las relaciones. Según Eler y Peyser, el uso de Tinder hace que las personas huyan de una intimidad y vulnerabilidad reales, debido a que la app permite a los usuarios evitar cualquier confrontación entre sí. Sin embargo, muchos opinan que no es la tecnología la que genera cambios en nuestra manera de relacionarnos, sino que somos nosotros quienes cambiamos de forma de pensar respecto a estos temas, y a continuación creamos la tecnología acorde con nuestras nuevas creencias: según un artículo de El País sobre Tinder y aplicaciones similares, la tecnología no genera pautas sociales. La gente ya no cree en el ‘para toda la vida’ y busca cosas más prácticas, más a corto plazo, y ahí entran estas aplicaciones”.

Después de realizar estas entrevistas para Preguntas Callejeras, he visto que la popularidad de Tinder en España varía mucho de ciudad a ciudad, y que en los lugares más pequeños prácticamente nadie lo utiliza. Por otra parte, entre los usuarios de apps para ligar hay todo tipo de experiencias y actitudes, al igual que también hay todavía mucha gente que se niega a utilizar la tecnología para encontrar pareja.

Si es cierto que la tecnología no genera pautas sociales, sino las personas, me pregunto qué nuevas maneras de ligar nos esperan en Occidente, y si estas costumbres se extenderán por el mundo como tantas otras anteriormente. Parece que hasta en la India han cogido el gusto a Tinder. En Palestina por el momento no; tal vez cuando los que mandan les permitan tener Google Maps.

Para terminar, os dejo aquí algunas de las frases destacadas del vídeo:

“Tinder es una herramienta que sirve a la gente para que pueda ligar sin salir de casa y creo que al final es un poco llena egos también.” (0:28)

“Realmente no es tan distinto como conocer a una persona en una fiesta, realmente la única diferencia es que la has conocido por vía chat, online.” (0:42)

Los tíos somos más… metralleta.

Creo que con metralleta quiere decir que le dan que sí a todas.·” (2:17)

“Lo malo es que puede llegar a ser adictivo. Yo conozco a gente que con el Like parece que se les ha pegado el dedo en el botón. Sobre todo hombres. No, creo que la mayoría de los hombres.” (2:50)

“En Londres esta muchísimo más normalizado, de hecho raro es que haya un soltero o soltera sin que esté en Tinder. Ni siquiera se concibe que vayas a salir a ligar, sales a una “cita Tinder”.” (6:25)

(En Palestina) No podemos usar Tinder. (…) Para empezar, no tenemos 3G. No tenemos Google Maps, y no puedes poner tu dirección. Y somos árabes; somos prácticos. Nos gusta conocernos en persona.” (6:35)

“¡No, la gente en Ávila no liga! ¡Aquí no se te acerca ni perri!” (7:35)

“Los encuentros en la calle, o en un concierto, una fiesta o un bar, son como más reales. Es como si tuviesen más magia.” (8:19)

“No es que haya un universo paralelo llamado Tinder, es que Tinder es la realidad. Es la gente, el vecino… La gente que está… Un gran porcentaje de los solteros están en Tinder.” (8:29)

“(¿Cuándo te enteraste de lo que era Tinder?) Hace dos días.”  (8:39)

“A mí sí que me ha funcionado, ahora mismo tengo una relación estable, a través de Tinder he conocido a esta persona. Y estoy muy contenta, así que yo animo a que todo el mundo lo pruebe, y que tenga paciencia, porque no siempre es fácil.” (11:00)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *