“En mi familia casi todos son funcionarios y no entienden lo que hago”: emprendedoras a partir de los 30

emprendedoras1

¿Alguna vez has pensado en crear tu propia empresa?

¿Te encantaría dejar tu trabajo para dedicarte a aquello que más te interesa, pero piensas que es demasiado tarde?

¿Tu familia te dice que es una locura porque acabas de tener un hijo?

¿Te parece arriesgado porque no tienes experiencia como autónoma?

Éstas son algunas de las cuestiones que muchas mujeres emprendedoras se plantearon antes de hacer un cambio en sus vidas. Ellas han tenido exactamente las mismas dudas que tienes tú ahora, y ¿sabes qué? Sus comienzos no fueron nada fáciles, pero hoy en día no se arrepienten en absoluto de haberlo intentado.

Sé todo esto porque llevo un par de semanas entrevistando a mujeres que han creado sus propias empresas. He hablado con diseñadoras gráficas, coach, escritoras, correctoras de estilo, decoradoras, nutricionistas, publicistas, expertas en educación. He encontrado todo tipo de trayectorias: unas viven exclusivamente de su negocio, mientras que otras lo compaginan con otro trabajo. Unas han aparecido en diferentes medios y han sido entrevistadas por su trabajo, y otras son prácticamente desconocidas. Unas tienen muchos clientes, otras tienen muy pocos. Para mí, esto no importa, más bien al contrario. Cuanto más variadas sean las vivencias de estas emprendedoras, más podremos aprender de ellas. Como vas a ver, sus experiencias y su energía son realmente inspiradores, y tengo muchísimas ganas de compartir contigo todo lo que me han contado.

Vamos a comenzar esta sección con una particularidad: las emprendedoras a las que he entrevistado decidieron poner en marcha su negocio con treinta años o más. ¿Por qué? Pues porque yo tengo 31, y a menudo a esta edad nos entran dudas sobre la profesión que elegimos hace años, pero pensamos erróneamente que es muy tarde como para hacer cualquier cambio.

Tras esta introducción, me encantaría presentar a las fabulosas emprendedoras de hoy: Eliana, Marta y Mónica.

Éstas son algunas de mis frases favoritas de mi entrevista con ellas:

 La sociedad es muy cruel con relación a las edades, pareciera que tenemos un tiempo específico para estudiar, trabajar y luego jubilarnos, pero el mundo está cambiando y el ritmo de la vida ahora es diferente. Eliana, correctora y docente.

La mayoría de mi familia es funcionaria, y no entiende la forma de trabajo que he elegido. Marta, diseñadora gráfica.

Cuánta gente hay que va al “matadero” cada día de lunes a viernes viviendo una vida que no desean. Cojamos las riendas de nuestra vida y llevémosla allá donde nosotros queramos. Mónica, coach.

 

Eliana Vásquez,  licenciada en Letras y especialista en entornos virtuales de aprendizaje

ElianaV

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Me dedicaba a lo mismo que hago ahora solo que con un jefe encima controlando todo lo que hacía. Ahora sigo escribiendo, haciendo corrección de estilo, diseñando aula virtuales de aprendizaje, gestionando redes sociales para diferentes empresas, asesorando pedagógicamente en la construcción de materiales educativos y hasta siendo docente virtual, pero a mi ritmo y desde cualquier ciudad del mundo.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Mi esposo, mi hija y mis familiares más cercanos siempre me apoyan, pero el mejor respaldo lo tengo yo misma y creo y confío en mi capacidad de salir adelante porque tengo un talento y una vocación de servicio que me abre puertas, junto con una responsabilidad en los tiempos de entrega que son la carta de presentación que tengo como profesional independiente.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Ya no quería seguir encerrándome en una oficina nueve horas diarias, era muy agobiante para mí ese encierro, específicamente ya no estaba siendo creativa y mi cuerpo se enfermaba cada comienzo de semana. Surgieron nuevas oportunidades que no eran similares a la paga que estaba recibiendo, pero mi sueño de viajar y escribir se estaba concretando y en definitiva se concretó, y así es como ahora estoy viviendo.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

La dificultad al principio siempre es económica, alargar los ahorros lo más que se pueda, pero todo se va recomponiendo en el camino. Es impresionante cómo las cosas se van dando justo como lo has querido cuando estás haciendo lo que te gusta, estás donde quieres estar, haciendo lo que quieres hacer, escribiendo lo que quieres escribir, y disfrutando del talento que la vida te ha dado y lo pones a la orden de quienes se acercan a ti para trabajar contigo.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

La sociedad es muy cruel con relación a las edades, pareciera que tenemos un tiempo específico para estudiar, trabajar y luego jubilarnos, pero el mundo está cambiando y el ritmo de la vida ahora es diferente. Tener más de treinta y no haber logrado un sueño profesional específico no te coloca en desventaja, y cambiar de profesión, mucho menos. Al parecer todos tenemos prisa de llegar a ninguna parte, entonces no te pierdas en la prisa de otros y comienza a hacer las cosas a tu propio ritmo y dentro de tus tiempos de espera y entrega, no vivas para pagar medicamentos al final de tu vida. Este cambio radical lo hice al final de la treintena y ahora espero vivir una cuarentena sin tanta prisa, con más calidad de vida y dedicada únicamente a lo que me gusta: viajar y escribir.

Eliana Vásquez es escritora freelance, community manager, correctora de estilo, copy editor y docente virtual. Escribe en su blog Espacios de soledad, donde reflexiona sobre el amor, la vida, el perdón y la superación.

 

Marta Bernal, diseñadora gráfica

 

 1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta? 

Soy diseñadora gráfica y desde que acabé mis estudios en 2008, he trabajado de lo mío. Eso sí, con malas condiciones laborales, contratos de formación o a media jornada que en el fondo no era así porque siempre acababa echando más de ocho horas de trabajo en la oficina. En 2012 me quedé en el paro, después de una experiencia laboral que me había quemado al extremo.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Mi pareja me ha apoyado aunque ha dudado en muchos momentos, pero hoy en día cada vez valora más lo que estoy haciendo y por fin es mi palo de apoyo. Sin embargo, mi familia y la suya… Nunca han entendido qué estaba haciendo. La mayoría de mi familia es funcionaria, y no entiende la forma de trabajo que he elegido. A esto hay que sumarle que he sido madre hace 20 meses, así que las críticas a mi trabajo y las dudas y miedos por lo que hago han vuelto.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Lo que más me motivó fue que llevaba años de precarias condiciones laborales, luchando por traer cuatro duros a casa. Estaba cansada de trabajar durante cuatro años con contratos de formación, y además, en algunas de las empresas en las que había trabajado había un entorno muy machista -algo común en la rama tecnológica. Por eso, cuando contactaron conmigo alguna de las empresas con las que ya había trabajado por cuenta ajena y me ofrecieron colaborar con ellos por cuenta propia… No lo pensé mucho y así es cómo me embarqué en esta aventura.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

La mayor dificultad para mí ha sido esa sensación de sentirte sola que te hace empezar a dudar de ti misma. Menos mal que a finales de 2014, descubrí a Laura López e hice con ella en 2015 un curso para diseñadores freelance que me ayudó a corregir muchos errores que estaba cometiendo como novata. Me di cuenta de que la culpa no era mía por ser una mala diseñadora, sino que me faltaba valor y no estaba comunicando la imagen que deseaba como profesional.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Te recomiendo que hagas lo que te gusta y se te da bien. Primero de todo, no hagas caso de las opiniones de los demás. Hacen mucho daño, y nadie mejor que tú conoce lo que vales, te lo digo por experiencia propia. Aún a día de hoy escucho de familiares y amigos; “¿Eso lo haces tú?”, “¡Cuánto sabes de branding!”, “No sabía que la imagen de un negocio fuera tan importante pero cuando te escuché hablar de ello el otro día, me hiciste pensar” Así que una piensa… “¿Qué pasa, que no me has prestado atención hasta hoy? ¿Aún no te enteras de que eso es lo que he estudiado?” Segundo, valida bien tu idea de negocio, especialízate en un nicho y céntrate en cubrir las necesidades de tu cliente ideal. Tercero, nunca es tarde, y tampoco existe el mejor momento para emprender un negocio. Cuarto, rodéate de los mejores profesionales. Eso que dicen, “lo barato sale caro” es verdad, y te lo puedo decir por experiencia. Y por último, nunca dejes de formarte. Mucho ánimo y ya verás cómo trabajando por lo que quieres consigues resultados.

Marta Bernal es creativa y diseñadora freelance, especializada en diseño corporativo para emprendedoras que quieren mejorar su imagen de marca para posicionarse en el mercado.

 

Mónica Fernández, coach y mentora para empresas y startups

monica

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Siempre me he dedicado al mundo de los recursos humanos, estudié Relaciones Laborales y Ciencias del Trabajo con el afán de poder sacar lo mejor de los trabajadores, de motivarlos y que pudieran dar su mejor versión.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Me encantaría decir que sí pero no fue así. A mi marido le costó un poco pero al final medio lo aceptó, pero la sociedad y mi entorno más próximo no veían muy clara la cosa. Yo tenía una niña de dos añitos y otra recién nacida mientras emprendía mi proyecto. Mucha gente me criticó por ser mala madre, tuve que escuchar muchos reproches y aprender que esas personas hacían lo mejor que sabían desde sus enseñanzas y sus conocimientos.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Como he comentado brevemente en el primer punto, quería sacar lo mejor de los trabajadores, motivarlos y sacar su mejor versión. En esta búsqueda incesante por saber hacerlo para integrarlo en mi trabajo de Recursos Humanos, conocí el coaching y me enamoré de él. Por fin una metodología que de verdad sacaba lo mejor de la persona. Paralelamente, en el trabajo sufría un mobbing atroz tras reincorporarme de mi baja maternal, así que se juntaron las dos cosas, y decidí dejar mi trabajo “seguro” y montar mi sueño de ayudar a los demás a conseguir los suyos.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Las mayores dificultades son que ahora eres empresaria y a esto no te enseña nadie. Te encuentras con retos y situaciones que tienes que solventar, aprender y crecer y a veces las cosas no salen como tú quisieras. Lo más apasionante es la libertad de tiempo, de hacer lo que de verdad te apasiona, la grandeza que vive tu corazón por la pasión que le inunda y mil cosas más que no me cabrían en este post.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Que lo intente, por supuesto, de hecho ayudo a personas que quieren reinventarse a encontrar sus talentos,  convertirlos en un negocio, poner sus dones al servicio de los demás y crear de su pasión un proyecto de vida. Yo no entiendo ya la vida de otra forma. Cuánta gente hay que va al “matadero” cada día de lunes a viernes viviendo una vida que no desean. Cojamos las riendas de nuestra vida y llevémosla allá donde nosotros queramos.

Mónica Fernández es coach y mentora para empresas y startups, y experta en gestión empresarial de recursos humanos.

6 thoughts on ““En mi familia casi todos son funcionarios y no entienden lo que hago”: emprendedoras a partir de los 30

  1. Me encanta este post! Es cierto que el mundo está cambiando y ya no se ve igual la forma de trabajar, antes era la jornada completa en un sitio (cárcel) a hacer las horas obligatorias, sin ganas ni pasión, sólo por el intercambio de tu tiempo por dinero. El tiempo tiene un valor incalculable y cada vez somos más conscientes de ello y eso me alegra, algo está pasando!!! 🙂
    Ahora cada vez queremos y tenemos más fuerzas para luchar por nuestros sueños, que no sólo 4 gatos pueden hacer, lo podemos hacer todos!! Ese despertar es el que está sucediendo. Y me alegra saber que somos muchas las mujeres emprendedoras (yo en mi caso aún intentándolo pero NO DESISTIRÉ XD).

    Gracias a éstas entrevistas estoy conociendo casos y mujeres extraordinarias.

    1. ¡Hola Georgina! Me ha hecho muchísima gracia lo de la “cárcel” 🙂
      Sí, creo que es importante ser más flexibles con nuestro concepto de “trabajo”. Ayer leí este post https://viviralmaximo.net/descubrir-que-quieres/, que me hizo reflexionar sobre la importancia también de saber lo que quieres en base a tus valores. Yo creo que si hay algo que te hace ilusión hacer, merece la pena intentar convertirlo en una manera de generar ingresos -siempre siendo realista, porque no nos van a pagar por echarnos la siesta. ¡Así que espero que tú sigas trabajando por conseguir lo que te propones!

      Otra cosa que he escuchado hoy en una charla de TED es que las mujeres son mucho más propensas que los hombres a pedir permiso para hacer cosas o ser de una manera en concreto.. Eso me ha dado mucho que pensar -por ejemplo, ¿cómo sería si las mujeres -y los hombres también- dejaran de preguntar tanto por la opinión de los demás, y centraran su energía en trabajar por aquello que desean? Pues eso, Georgina, que entre estas entrevistas y las reflexiones que oímos en diferentes medios, espero que tengamos la fuerza para seguir intentando sacar un proyecto adelante, que no es fácil. ¡Un abrazo!

  2. Hay una palabra que hemos adoptado del inglés: “empowerment”, empoderamiento. Es la hora de las personas, de que la gente pequeña tenga poder, de que el poder cambie de manos y pase a la gente buena. Y empieza cuando nosotras (las personas) empezamos a creer en nosotras mismas, a tirar de nuestros talentos, a no parar hasta lograr lo que nos hemos propuesto. Otra palabra que en inglés no tiene el mismo valor que en nuestro idioma (ni existe como tal): fracaso. Lo que llamamos fracaso y que los ingleses llaman “failure”, no son sino aprendizajes, tentativas que nos acercan más al éxito si nos empeñamos en no abandonar. De hecho, creo que fracasar sería eso: abandonar del todo, abandonarse del todo, no seguir intentándolo. Hay que ver menos telediarios y cambiarlos por noticias que nos den alas, que escojamos nosotras. Se empieza por ahí. ¡A empoderarse, buena gente! Un abrazo gordo y mi enhorabuena por tu post, Isabel.

  3. Isabel que bien te quedó este post, nos has reunido para conversar de un tema tan importante, cada vez somos más quienes no queremos encerrarnos en una oficina a dejar nuestra vida y salud, cumplir un horario es algo que ya no quiero repetir, creo que ya tuve suficientes horas de oficina, el mundo está cambiando y eso incluye la forma como concebimos el trabajo, ya la prioridad no es trabajar para endeudarse con casa, carro, asociaciones en clubs, la vida ahora es más sencilla y podemos ser ciudadanos del mundo teniendo sentido de pertenencia con el planeta entero y no con una región en particular, no me perderé estas entrevistas porque sé que traerás mucha inspiración para quienes todavía necesitan un empujón para renunciar a su zona de confort y comenzar a vivir de verdad.

    ¡Un abrazo!

    1. ¡Hola Eliana!¡Muchas gracias por participar en el post! Me encanta tu energía positiva, y además, estoy de acuerdo contigo. Espero que con mujeres como tú y las demás que han colaborado, muchas otras mujeres encuentres ánimos para emprender y, como tú dices, salir de su zona de confort. No es fácil, sobre todo cuando la gente que te rodea no te apoya, pero eso no significa que no haya que intentarlo. ¡Un abrazo, Eliana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *