Marina Díaz: la psicóloga que habla de las Verdades Chungas

Sobre_m_

Marina Díaz (1985,  Córdoba) es una psicóloga que hace cosas inesperadas. Mientras los demás emprendedores online exprimen las redes sociales para darse a conocer, ella se borra de Facebook, Twitter e Instagram. Mientras la mayoría de psicólogos y coach escriben sobre desarrollo personal, ella autopublica una novela sobre una bloguera y un triatleta que se conocen por Internet. Mientras algunos deciden crear su propio negocio inspirados por el de sus padres y familiares, el único referente cercano que tiene Marina como emprendedor, es el de la bisabuela que montó una zapatería en la Guerra Civil. Ahora que los internautas nos vemos inundados por fotos de instagrammers e influencers que nos restriegan su perfecta vida en las narices, necesitamos más que nunca a gente como Marina Díaz, que ni sigue al rebaño de blogueros y emprendedores, ni adorna la realidad con palabras bonitas pero vacías. No, Marina tiene otro estilo; lo que hace esta psicóloga es hablar de las Verdades Chungas.

Cuando Marina decidió cambiarse de carrera, se dio cuenta de que la mente puede acabar con tu vida. Tuvo una fase parecida a la depresión cuando pasó de estudiar Periodismo en Barcelona, a cursar Psicología en Granada. Años después, Marina realizó el PIR en Cádiz para especializarse en Psicología Clínica, y recientemente ha terminado el Máster en Terapias Contextuales del MICPSY (Madrid Institute of Contextual Psychology). Escribe sobre psicología pragmática en su blog Psicosupervivencia desde 2011, ofrece terapia online, y trabaja con ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso). También ha diseñado los cursos online “Transforma tus mañanas”, para empezar a crear espacio en tu vida para aquello que te importa más, y “Reescríbete”, un curso de escritura terapéutica. Además, ha escrito una novela que engancha desde las primeras páginas, “El arte de encontrarse por casualidad”, y hace unos meses comenzó a trabajar en la que será su segunda publicación.  ¿Qué lleva a esta psicóloga a romper con las -supuestas- normas del emprendimiento online, y a dedicarse a la escritura de ficción?

“Solo somos yo, mis clientes y Hacienda”: ventajas y desventajas de emprender

Puede que una de las claves de la forma de actuar un poco a contracorriente de Marina, sea que no le gusta seguir órdenes ni hacer caso a la gente. “Soy muy ácrata”, dice, “y siempre he tenido más o menos claro que cuanto más independiente, mejor.” Para ella, la mayor ventaja de ser emprendedora es la libertad que le da, ya que le permite estructurar su día ella misma y decidir qué tipo de proyecto quiere hacer: “Solo somos yo, mis clientes y Hacienda.”

Sin embargo, reconoce que este tipo de trabajo conlleva muchísima incertidumbre. “Es difícil entender el grado de incertidumbre y pánico primario primitivo que te entra al emprender y decir «No sé cuánto dinero voy a ganar este mes». A la inmensa mayoría de la gente no le molaría algo tan inseguro, y de hecho, lo que te venden los que te ayudan a emprender es que van a sacarte de esa incertidumbre.”

Le pregunto si le parece que en algunos medios se idealiza el emprendimiento online, y Marina me responde que hay que tener en cuenta que el 90% de la gente que habla sobre emprendimiento te quiere vender cosas. “No te van a decir «Mi vida es una puta mierda», te dicen que están trabajando desde Tailandia. Es un buen estilo de vida, pero no es perfecto ni es para todo el mundo. En general, todo el mundo quiere presentar lo bien que le va, y especialmente si tiene un interés económico. No es que mientan, sino que lo tienes que examinar con lupa, porque hay muchas formas de contar una historia.”

Según Marina, en Internet hay buscadores de oro y vendedores de palas; estos últimos son los que venden marketing. “El hecho de que alguien facture un montón enseñando a otros a crear un negocio online no significa que luego te vaya a enseñar a ti a ganar mucho con tu negocio, porque igual tu negocio es de otra cosa. Hay que buscar a gente cuyo primer negocio no haya sido ayudar a los demás a montar una empresa.” De todas formas, Marina me recuerda que cuando un emprendedor tiene un gran éxito es porque trabaja muchísimo en su proyecto, y que estas personas suelen ser aquellas a quienes les encanta lo que hacen; si no, no es posible llegar a ese nivel.

“De mis pacientes, he aprendido que todos podemos encontrar la manera de sentirnos insatisfechos por algo”

Me da muchísima curiosidad cómo debe ser eso de haber hablado con cientos de personas sobre sus pensamientos y emociones más íntimos, así que pregunto a Marina qué ha aprendido de sus pacientes desde que empezó a hacer terapia. “Un montón de cosas”, me responde. “Lo primero: todos podemos encontrar la manera de sentirnos insatisfechos por algo. Porque veo a gente de todo tipo: funcionarios, artistas, solteros, casados… Y todos pueden encontrar motivos para quejarse. El funcionario me dice que su trabajo no le estimula, y el emprendedor, que tiene mucha incertidumbre. Me da tranquilidad pensar que no hay opciones de vida acertadas, depende del cristal con que se mire. Lo que me gusta de la gente es lo distinta que es; lo distinta y parecida. Hay historias súper diferentes, y a la vez todos respondemos a patrones muy parecidos.

¿Te habías planteado alguna vez por qué a una persona le gusta el color rojo, y a otra el verde? Marina me explica que algunos gustos pueden entenderse desde la psicología de la personalidad, como el hecho de que unos prefieran salir de fiesta y otros quedarse en casa, pero no es tan fácil detectar de dónde vienen otras preferencias. Los gustos es algo que a ella le fascina, especialmente por qué a algunos les encanta un nombre, y a otros les horroriza: “es uno de mis intereses más raros”, dice. “Lo de los nombres es flipante, por qué se ponen de moda. Ahora está muy de moda Daniela. Es como un meme, se empieza a transmitir, y luego alguien dice que ya está muy visto. Pero Lucía, por ejemplo, no se pasa de moda. ¡Mindblowing!

“¿Qué recomendaría a alguien que quiera estudiar Psicología? Que trate de ser lo mejor que pueda. Entonces siempre habrá un sitio para ti.”

Pregunto a Marina qué recomendaría a alguien que quiera estudiar Psicología en la universidad, y me responde que a todo el mundo le diría que trate de ser lo mejor que pueda en aquello que haga. “Entonces, siempre habrá un sitio para ti”, dice. “Sobre todo, es importante fijarse en la gente que lo consigue. Por ejemplo, hablé con una chica que quería cambiarse a la psicología clínica, y no tenía referentes. Yo le sugerí que entrevistara a gente que lo hubiera conseguido. Cuando hice el PIR, que tiene un ratio muy malo de gente aceptada, me fijaba en el que sí lo había conseguido. Yo siempre decía: «En el PIR hay 150 plazas, y somos 2.000 personas; con que haya una para mí, me basta con una». Así que trata de destacar, aprender, y ser de los mejores; no el mejor, que es muy difícil, pero de los mejores. Gente buena, buena hay poca, entonces, si te lo propones, no es tan difícil.

“Para mí, una vida sin deporte sería una vida con mucho dolor. El deporte te empodera mucho.”

Marina escalando en Grazalema, Cádiz
Marina escalando en Grazalema, Cádiz

Una mujer en el campo, sonriendo de frente y cargando con una mochila. Así es la primera imagen que se ve de Marina cuando entras en su página web. Marina comenzó a hacer ejercicio en serio a los 25 años, cuando empezó a escalar de forma muy casual -“fue como un sueño que no sabía que tenía”-, y hoy en día el deporte es para ella una parte esencial de su vida.

Una vida sin deporte sería una vida con mucho dolor”, me dice. Una de las razones por las que hace ejercicio es porque al estar tanto tiempo sentada le duele mucho la cadera, y solo consigue librarse de ese dolor con el deporte. “Creo que el hecho de saber que el ejercicio es bueno y tú no hacerlo, te lleva a una contradicción muy grande -a una disonancia-, eso pesa mucho, aunque no te des cuenta. Entonces, cuando no tienes esa disonancia, te sientes coherente. Ahora estoy escalando menos, pero estoy haciendo muchas pesas y entrenamiento. El deporte te empodera mucho. Eso se transmite a otras áreas de tu vida: tu postura cambia, tu confianza en ti misma cambia, y sí, se relaciona mucho el deporte con la psicología. Si yo consiguiera que mis pacientes fueran consistentemente a hacer deporte, muchos de ellos no necesitarían verme; bueno, ¡más o menos!”

“No creo que tener hijos sea imprescindible para ser feliz, pero sí creo que, como mujer, tienes que tomar una decisión, y cuando la has tomado, hacerte dueña de ella.”

Aunque no lo parezca, una gata puede cambiarte tu forma de ver la vida. Marina reconoce que cuando se encontró a su gata, le dio mucho instinto maternal. Ella había escrito alguna vez en su blog que no quería tener hijos, ni su pareja tampoco. Sin embargo, recientemente cambió de opinión; se dio cuenta de que no tenía tantas ambiciones personales y profesionales, de que había conseguido lo que quería, y de que deseaba formar una familia: “Pensé: «Ah, una experiencia más, una experiencia de aprendizaje», no necesariamente feliz.”  De nuevo, actuó de la manera más coherente que pudo: como su chico seguía sin querer hijos, Marina rompió con él.

Desde luego, yo creo que, necesario e imprescindible para una vida feliz, no es”, dice Marina sobre el hecho de tener descendencia. “Lo que sí creo yo, es que como mujer tienes que tomar una decisión. Y una vez que tomas una decisión, hacerte dueña de esa decisión. Tengo muchas clientas que tienen esa edad, y me cuentan que «Bueno, a mi chico no le apetece tanto…» Y les pregunto: pero, ¿tú quieres? Piensa si tú quieres, y si quieres, ve a por ello. Yo lo dejé con Pablo por eso, aunque le quería muchísimo y estábamos muy bien. Es una decisión muy importante, tienes que hacerte dueña de ella, y una vez que lo sabes, bueno, a lo mejor no lo consigues, pero al menos no te has engañado a ti misma. Para mí, tenía sentido. Porque si no, creo que además genera mucho resentimiento. Es algo demasiado importante; no el hecho de tener hijos, sino el hecho de tomar una decisión u otra. A mí me dio mucha paz elegir, en un sentido. Aunque la situación objetiva era una mierda, me veía soltera otra vez, a ver cómo conozco a alguien, pero me sentía mejor que cuando estaba súper indecisa, me dio como mucha paz.

Pablorina
Marina y Pablo, su pareja

Unos meses después, Pablo y Marina retomaron su relación, y en estos momentos están preparándose para la llegada de su hija Alana, que nacerá por octubre. Para aquellas interesadas en tener hijos, Marina recomienda el libro “All joy and no fun”, de Jennifer Senior, sobre la experiencia de ser padre o madre, que, según la autora, “no es algo que en un día a día te resulte divertido y agradable, sino que te genera otro tipo de satisfacción.”

“¿Por qué decidí autopublicar mi novela? ¡Por pura soberbia!”

Hay algo en el universo de Psicosupervivencia, el blog de Marina, llamado Proyectos Grandes y Locos, o PGL. Estos proyectos son aquellos que emprendemos como un reto, que nos sacan a patadas de nuestra zona de confort, y que nos entusiasman a pesar -o quizás, también gracias a- lo salvajemente absurdos que puedan parecer. Uno de los principales PGL de la propia Marina es su primera novela, “El arte de encontrarse por casualidad”, que autopublicó en Amazon a mediados de 2017. Su libro cuenta la historia de un catalán y una andaluza que se conocen a través del blog de ella, y que tienen a su vez sus propios Proyectos Grandes y Locos: él, participar en el Ironman más importante del mundo, y ella, dedicarse a la escritura.

Marina reconoce que no le gusta que le den órdenes, y que uno de los motivos por los que se decantó por la autopublicación fue que no se imaginaba teniendo que recortar o cambiar partes de su novela porque se lo dijera un editor. Bromea diciendo que también lo hizo “por pura soberbia”, y porque no le gusta el hecho de ser elegida, sino elegirse ella misma. “Fue una mezcla de impaciencia y de ganas de hacer las cosas a mi manera. Me gustaría en algún momento publicar en una editorial, pero no me quita el sueño. Con la autopublicación sabes que es un producto que está hecho a tu gusto, es un trabajo como muy artesano, es rápido también, tienes más libertad para cambiar precios, para reeditar cosas, ser más libre. En general, en mi vida trato de maximizar mi libertad, en la medida de lo posible, de lo que me deje Hacienda. La mayor amenaza a mi libertad personal es Hacienda.

marina-libro
Marina con su primera novela, “El arte de encontrarse por casualidad”

Si estás interesada en escribir una novela, Marina recomienda los libros “Writing 21st Century Fiction”, de Donald Maass, y “Wired for Story”, de Lisa Cron. “Con estos dos libros ya sabes suficiente de storytelling para escribir una novela, no hace falta leerte 84 libros: hay que sentarse a escribir. Ahí es donde falla la mayoría de los escritores, y me incluyo”, admite Marina. “Es importante no decir «Voy a escribir una novela» –lo puse en un post– sino «Voy a escribir mi primera novela», y después van a venir la segunda, la tercera y la cuarta. Así te quitas presión, y dices, oye, si consigo que la segunda sea un poco mejor, y que la tercera sea un poco mejor, algo aprenderé. Pero yo creo que mucha gente piensa «¡Tengo que escribir una novela de la hostia, un bestseller!», y eso ocurre pocas veces en realidad”. Marina dice que gracias a lo fácil que es publicar online, no se depende tanto del éxito de la primera novela, y mientras más libros publique un autor, más probable es que los lectores le conozcan: “Yo creo que ahora tiene mucho más sentido pensar en la carrera literaria como a largo plazo y ser insistente. No sé, te contaré de aquí a diez años cómo me ha ido”.

Otro libro que ha sido fundamental para Marina es el de “El gozo de escribir” -en inglés “Writing down the bones”-, de Natalie Goldberg. Este es un libro que yo leí el año pasado gracias al blog de escritura Escribir.me, de la viajera y escritora Aniko Villalba, y que recomiendo encarecidamente a cualquiera interesado en escribir. Curiosamente, Marina reconoce que sin ese libro, ella habría dejado de escribir a los quince años. Por último, me recomienda varios de ficción: “Juliet, desnuda”, de Nick Hornby, y “El mundo después del cumpleaños”, de Lionel Shriver, y uno sobre psicología de la supervivencia, “Quién vive, quién muere y por qué”, de Laurence Gonzales.

“Estamos aquí para ser más conscientes”

Parte del trabajo del psicólogo es decir cosas que son lógicas, pero que nunca se nos habían ocurrido, dice Marina. Qué sencillo puede parecer esto, pero qué difícil es en realidad. En sus artículos, Marina habla sobre por qué no vamos a ser automáticamente felices aunque encontremos el sentido de nuestra vida; sobre por qué intentar sanar nuestro pasado quizás no sea tan buena idea; sobre por qué una autoestima alta no sirve de nada si no se convierte en acción efectiva. Marina habla de estas y muchas otras “Verdades Chungas”, y nos invita con sus reflexiones a abrir los ojos y a ser conscientes: “Creo sinceramente que es para lo que estamos aquí. Para ser más conscientes y ensanchar nuestro corazón”, dice en uno de sus artículos.

Marina Díaz, tus lectores te agradecemos que seas un poco chunga. En serio.

 

2 thoughts on “Marina Díaz: la psicóloga que habla de las Verdades Chungas

  1. Conozco a Marina (no físicamente, sino a través de internet –¿”ciberconozco”, “conozco virtualmente”, algún vocablo en español para ese concepto?–) desde hace años. Mi pasado de misántropo me ha hecho muy selectivo, y Marina pasa con nota todos mis “filtros sociales”. Inteligente, original, ingeniosa y honesta. Y valiente.
    Muy buen artículo, Isabel.

    1. ¡Hola Jorge! Sí, sí, ¡recuerdo haber visto algún comentario tuyo en el blog de Marina! Yo también la “conozco” desde hace años, entré en su blog por primera vez en 2013, a través de Vivir al Máximo. ¡A mí también me encanta! Me alegro de que te haya gustado el post, gracias por tus palabras 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *