“Yo no decidí llevar a cabo mi nuevo proyecto: la vida lo decidió por mí”: emprendedoras a partir de los 30

sandra_victoria_virginia2

¿Por qué me han inspirado tanto las historias de las emprendedoras de esta semana?

Empecemos.

Sandra consiguió curarse de la fibromialgia ella sola después de mucho estudiar sobre nutrición y salud y probar diferentes remedios para su enfermedad.

Victoria es un alma creativa que elabora pequeños tesoros con flores e hilo. Puede que cualquier día te atienda en los grandes almacenes en los que trabaja, y que luego la descubras haciéndote el tocado para tu boda.

Virginia descubrió que aquel despido en plena crisis era lo mejor que le podía haber pasado, y que el mundo de la autopublicación le abría las puertas a uno de sus sueños: escribir una novela.

En esta nueva semana de Mujeres Emprendedoras contamos con una coach nutricional, una diseñadora de tocados para novia y una escritora. Os presento a Sandra, Victoria y Virginia, tres emprendedoras que pusieron en marcha sus propios proyectos a partir de los 30.

Éstas son algunas de mis frases favoritas de mi entrevista con ellas:

Dejé a la que era mi pareja y a ciertas personas, las obligaciones laborales que yo misma me autoimponía, cambié mi alimentación y otros hábitos de vida y forma de actuar y todo empezó a ordenarse. Sandra, coach nutricional.

Es muy difícil romper con ciertas cosas, y el concepto de trabajo fijo es muy tentador… pero ¿no es más tentador el poder tener un proyecto propio? Victoria, diseñadora de tocados de novia.

Ser escritora no se consigue de un día para otro. Hay que trabajarse muchos miedos primero, hay que salir continuamente de la zona de confort. Virginia, escritora.

 

Sandra González, coach nutricional

sandra_vitalizaccion

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Llevo desde que terminé la carrera trabajando en una Fundación que trabaja por y para las personas con discapacidad y/o en situación de dependencia. Desde hace algunos años dirijo una de sus residencias.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

De momento no he recibido apoyo económico de nadie y el apoyo moral, sólo en cierto modo y de una manera reciente. En los últimos meses a raíz de tanto difundir mis posts, puedo resultar a veces algo pesada, lo admito, aunque cada vez más personas me animan a seguir y me apoyan.

Lo cierto es que soy una persona de ideas firmes, cosa que no siempre es buena, pero que para este proyecto en concreto me está viniendo bien porque no decaigo. Me gustaría que aunque sea poco a poco, siga creciendo.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

En un momento de mi vida, hace algo así como cinco años, toqué fondo: pasé por una enfermedad, sufrí estrés, tenía algunas amistades “tóxicas”, problemas de pareja, falta de dirección en mi vida… y comencé un camino interior que aún sigue.

Dejé a la que era mi pareja y a ciertas personas, las obligaciones laborales que yo misma me autoimponía, cambié mi alimentación y otros hábitos de vida y forma de actuar y todo empezó a ordenarse.

De este camino surgió la idea de ayudar a aquellos que estuvieran pasando por lo mismo que yo. Desde hace unos dos años y medio ayudo a otras personas a mejorar sus patologías a través de la alimentación, y desde hace poco más de año y medio tengo un blog que pretende dar luz a mujeres con fibromialgia y fatiga crónica en particular.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Personalmente me encuentro con dos dificultades importantes: una es el tiempo que puedo dedicarle y otra el miedo a dejarlo todo para dedicarme exclusivamente al nuevo proyecto.

Lo más positivo es la vida que me da cada vez que hago algo relacionado con Vitalizacción, cada vez que ayudo a alguien a mejorar, cada vez que veo un me gusta o un comentario en mis publicaciones. Eso es indescriptible.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Que sea más valiente que yo, jajaja. No, en serio, primero de todo que tenga claro qué es lo que quiere para ella y para su vida. Que no se ate a su antiguo trabajo si no le gusta. En mi caso particular mi trabajo por cuenta ajena me aporta mucho también, pero eso no ayuda a que me decida a dar el salto.

Y luego, que crea en sí misma y en su misión en la vida. Si eso está acompasado y soluciona un problema a otras personas, el éxito está casi asegurado. Por último le deseo mucha suerte y empeño.

Sandra González es coach nutricional. A través de su blog Vitalizacción asesora sobre hábitos de vida saludables y realiza talleres sobre Détox, alimentación consciente y cocina vegana y crudivegana.

Victoria Candel, diseñadora de tocados de novia

victoria_candel

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Actualmente trabajo en unos grandes almacenes. El trabajo está bien y mis compañeras son encantadoras, pero algo dentro de mí me decía que debía de dar “El salto. Antes de mi trabajo actual trabajé en el departamento de vestuario de El circo del sol, en un mercado de artesanía y antigüedades y finalmente acabé en mi actual trabajo.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Mis amigas y mi pareja son los que me han hecho salir del cascarón y los que día a día me apoyan, respondiendo a mis pequeños estudios de mercado, escuchando mis mil ideas y siendo críticos, muy críticos. Son mi motor.

Una de mis mejores amigas decidió sacar adelante su propio proyecto, y junto con su marido pusieron en funcionamiento una tienda online. Con su voz chillona y loca, mi amiga me empuja a seguir y a perseguir mis sueños, a no conformarme y a hacer oídos sordos a quien me dice que no hay futuro en esto del handmade y la artesanía.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Siempre he sido bastante manitas, pero a raíz de la boda de una amiga y como favor y regalo de boda, le dije que podía hacerle las coronas para sus once damas -entre ellas yo. Al final una cosa llevó a la otra y me pidió un tocado para ella. No era la primera vez que le hacía un tocado de novia a una amiga.

Un día me levanté y rebusqué entre mis viejas fotos de trabajos y encargos para familiares y amigos. Algo que había sido un pasatiempo podría convertirse en mi motor diario. Uní las piezas y después de darle unas cuantas vueltas empecé a compaginarlo con mi actual trabajo. Vendedora de día y emprendedora de noche.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Yo no diría dificultades, más bien lo veo como piedrecitas que hay que ir puliendo para poder darle forma a esta “pieza” que tengo entre manos. En estos momentos tengo mil cosas que poner en marcha, cosas que poco tienen que ver con tocados o coronas de flores pero son igual de importantes: la realización de las sesiones fotográficas, la publicidad, poner en marcha la tienda online, negociación con los proveedores, diseño de logotipo, packaging, estrategia de marketing, etc.

Pero a pesar de todas estas cosas nuevas de las que día a día voy aprendiendo muchísimo y que a veces pueden resultar abrumadoras, me paro a coser, pegar e hilar flores. Justo en ese momento, vuelvo a mi mesa frente al mar y sé que éste es un buen proyecto, sé que si le dedico el tiempo y la pasión necesarias, un día no muy lejano veré realizados mis sueños de poder vivir de lo que amo y cuidar de las personas (y gatos, muchos gatos) que más quiero, con libertad de elección.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Es muy difícil romper con ciertas cosas, y el concepto de trabajo fijo es muy tentador… pero ¿no es más tentador el poder tener un proyecto propio? Algo que te ilusione cada mañana y algo en lo que pongas todo tu cerebro, alma y corazón.

Aconsejaría que dieran el gran salto y se olviden del “qué dirán”. A mi alrededor tengo gente que no lo entiende, no lo comparte, o directamente lo ve como un hobby. Pero no es su vida, es la tuya de la que hablan. Así que haz lo que consideres oportuno, busca algo que te apasione y después ya saldrá alguien que te pague por hacerlo.

Victoria Candel es diseñadora de tocados de novia que ella misma confecciona a mano. Puedes encontrar los tocados de La gata Jacob en Facebook e Instagram.

Virginia Gil, escritora

virginia

1. ¿A qué te dedicabas antes de decidirte a emprender por tu cuenta?

Trabajaba como directora de una entidad transfronteriza que dependía de dos gobiernos regionales. Éramos cuatro chicas, un equipo de oro en cuanto a trabajo, empatía y comunicación. Mis condiciones laborales eran excelentes en todos los aspectos.

¿El trabajo soñado que nunca quieres abandonar? Probablemente si la vida no me hubiera empujado nunca lo hubiera dejado, nunca hubiera sido capaz de apostar por lo que realmente quería, lo que postergaba para la jubilación: escribir.

2. ¿Recibiste apoyo moral y/o económico por parte de familiares o amigos? ¿Las personas más cercanas a ti apoyaron tu decisión de llevar a cabo tu nuevo proyecto?

Tuve, y sigo teniendo, el apoyo moral incondicional de mi pareja. Él siempre ha creído en mí y me ha levantado cada vez que me he caído. Mis padres también han estado siempre para lo que ha hecho falta; y amigos de los que están cuando son precisos.

Económicamente, al haber trabajado como directiva tenía ahorros, pero lo más importante es que hemos aprendido a vivir  con menos ingresos, disfrutando mucho de la vida: se puede siempre y cuando las necesidades básicas estén cubiertas.

Creo que es algo a tener muy en cuenta: lo mejor es lanzarse a un nuevo proyecto sin tener la necesidad imperiosa de obtener beneficios de forma inmediata.

3. ¿Por qué decidiste llevar a cabo este nuevo proyecto en concreto?

Yo no lo decidí: la vida decidió por mí. Hubo un cambio de gobierno, un cambio de intereses. A eso se sumó la crisis que había empezado en el 2008. Se optó por cerrar la entidad y despedir a las cuatro personas que trabajábamos allí.

Debido a la presión que tenía, el cierre fue un alivio. Como tampoco fue precipitado, me dio tiempo a pensar, a indagar en mi interior sobre los motivos por los cuales la vida me ponía esa situación en el camino. Y entonces entendí que tal vez fuera el momento de empezar a vivir mi sueño, y me lancé a escribir en pequeñito un blog que recordaré siempre: km0personal.

4. ¿Cuáles han sido o están siendo las mayores dificultades? ¿Y los aspectos más positivos?

Ser escritora no se consigue de un día para otro. Hay que trabajarse muchos miedos primero, hay que salir continuamente de la zona de confort. Desde que lo pensé hasta que logré publicar mi primer libro han pasado casi tres años. Tengo un libro publicado, y cinco más escritos. Aunque he empezado a tener ingresos, todavía no vivo de la escritura, pero sueño con ello y voy a por ello.

Lo más difícil es seguir confiando en ti, en tu capacidad para ser creadora de valor, de abundancia; hay días en los que me falta la fe. Lo más difícil es desoír, alejar todos esos comentarios que vienen a decirte que eres una rara, que no lo conseguirás, que más te valdría buscarte algo como es debido, que si hay muchas personas que viven de eso, etc.

Lo más positivo, siempre desde mi experiencia, es llegar con mis palabras a las personas: recibir sus mensajes de apoyo y de agradecimiento, hablar con los lectores, y tener la suerte de poder sentarme cada mañana en silencio a escribir. Me siento una gran privilegiada aunque sé que todavía queda mucho por hacer.

5. ¿Qué recomendarías a cualquier mujer de más de 30 que esté pensando dejar su antiguo trabajo para emprender por su cuenta?

Que tenga primero una conversación con ella misma y que si el corazón se lo pide, que no lo dude. Que dé el primer paso, que suele ser el más difícil y que poco a poco si es el camino adecuado (y el corazón no se suele equivocar) las puertas se irán abriendo.

Que sea paciente porque no hay fórmulas mágicas y que sepa que para que primero se vea reflejado fuera, tiene que llevarlo ella misma dentro. Que confíe en que será capaz de hacer mucho más de lo que piensa. Que siga soñando a pesar de lo que puedan pensar los demás. Que se escuche siempre y que sea coherente consigo misma.

Virginia Gil es escritora, y este año ha publicado su primera novela En la Calle Mayor, una historia de realismo mágico y crecimiento personal. En la Calle Mayor está a la venta en Amazon en formato kindle.

2 thoughts on ““Yo no decidí llevar a cabo mi nuevo proyecto: la vida lo decidió por mí”: emprendedoras a partir de los 30

  1. ¡Enhorabuena por el post, Isabel!

    Lo cierto es que no suele estar clara la frontera entre lo que una decide y lo que decide la vida por una (los proyectos que una tiene y los que la vida le tiene reservados no siempre coinciden). En mudanzas así, casi siempre hay factores que se añaden, que se suman. Luego está todo eso de tomar impulso para salir de la zona de confort una y otra vez, como dice Virginia; lo de hacer pactos con una misma, acuerdos entre lo ideal y lo posible; lo de ser paciente, que casi nada sucede de repente. ¡Y no rendirse!

    ¡Un abrazo de otoño!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *