“Me gustaría ayudar a otros creativos a vivir de lo suyo”: Andrea Bergareche, artista y tatuadora en movimiento

18527826_653334524850204_7539320288606314521_n

Hola. Me han deportado de los Estados Unidos”, contaba Andrea Bergareche recientemente en un vídeo de Facebook, desde el aeropuerto de Reikiavik.

Supongo que el ser deportada es una de esas cosas que pueden pasar cuando eres bloguera de viajes. Sin embargo, Andrea Bergareche (Bilbao, 1991) no me parece en absoluto la “típica” bloguera de viajes -si es que existe tal cosa-, a pesar de que así es más o menos como se la presenta en algunos medios.

Andrea es ilustradora, tatuadora, diseñadora gráfica, y viajera, y una de las particularidades de su vida es su nomadismo, ya que no vive en un lugar fijo. En 2015 viajó por Latinoamérica sola durante siete meses y abrió su blog Lápiz Nómada, en el que escribe sobre viajes, arte y tatuajes y con el que ha creado una comunidad online de miles de viajeras -y también viajeros-, que buscan inspiración para viajar en solitario.

Así que no, leyendo sus artículos, su libro “Mi primer viaje sola” y conociéndola en persona, me parece evidente que lo más destacable de Andrea no es que sea bloguera de viajes. Cuando escribe, sus palabras son transparentes y llenas de energía y emociones; no tiene miedo de decir lo que piensa, ni de hablar de feminismo o de los días malos en los viajes. Su forma de viajar, en autostop, haciendo Couchsurfing, y tatuando por el camino, tampoco es la más habitual. Andrea, con su tamaño mínimo y su pelo a veces bicolor, su piercing en la nariz con aspecto de joya, su tatuaje en el brazo en forma de espiral negra, y sus palabras de vibrante sinceridad, me parece más una estela de rebeldía e independencia que alguien a quien podamos encasillar fácilmente.

“Para ser artista, tienes que tener padrinos o irte al artisteo”

tamayo2

La afición de Andrea por el arte y todo lo creativo le viene de su madre, quien también estudió Bellas Artes, pero fue desarrollándola gracias a crecer en un pueblo pequeño con pocos niños de su edad, como cuenta en “Mi primer viaje sola”: “Me acostumbré a pasear muchas veces por el bosque sola, a inventar mis propios juegos, a hablarle a mi luna querida y a hacer todo tipo de actividades creativas para llenar ese tiempo de soledad.” (p.109)

Aunque durante un tiempo Andrea pensó en estudiar la carrera de Física, finalmente se graduó en Artes Visuales en Bilbao, y en 2012 viajó a México DF para estudiar un año en la Universidad Nacional Autónoma de México o UNAM, una experiencia que tendría un gran impacto en su vida a diferentes niveles.

Según Andrea, la mayoría de la gente de su generación que ha seguido por ese camino está pendiente de becas o apoyos gubernamentales para producir su obra, y los que no reciben ayudas normalmente trabajan de otra cosa. Admite que ser artista es complicado, pero recuerda que en la rama del diseño hay más oportunidades, y que además “es una carrera preciosa, y hacer lo que te gusta es muy agradecido. Yo creo que al final la mejor opción es ser freelance, y buscarte tú un trabajo. Es cansado, hay que moverse más, pero si tienes vocación creo que sale.

Pintando un mural en Portugalete, País Vasco
Pintando un mural en Portugalete, País Vasco

En la actualidad, Andrea está pensando en dar un mayor peso a la parte artística de su página web y escribir menos sobre viajes, para dedicarse a ayudar a otros creativos a poder vivir de lo suyo. En su opinión, “no nos enseñan a sacarnos partido ni a publicitarnos. Tienes que crear una comunidad detrás de ti para poder vender tu obra, ya sea vendiendo reproducciones y poniéndolas en tote bags, o creando murales, vendiendo tus cuadros… Eso falta. Cuesta hacerte tu página web y publicitarte. Hay gente que hace exposiciones, pero no le da difusión; hay mucho público que podría estar interesado y que si llegas a él, podría funcionar.

Un año en México DF: tiempo de tatuajes, galerías e ilustración hipster con motivos prehispánicos 

mexicodf

El año que Andrea pasó en México fue decisivo para ella en muchos sentidos. A pesar de que en la UNAM se encontró con una educación más bien clásica -“¡Para hacer un mural, pintaban con temple al huevo, que yo aprendí que se hacía en el Renacimiento!”-, su paso por México cambió incluso su manera de ilustrar.

En México tuve pareja con un ilustrador. Antes, mis referencias eran los expresionistas: Munch -que sigue siendo mi artista favorito del mundo mundial-, y Egon Schiele; era un poco clásica, ahora eso no es tendencia. Entonces mi ilustración cambió, se hizo más limpia, más sencilla. Empecé a ilustrar más y pintar menos; tampoco tenía mi maletín de oleos y mi taller, así que fui a lo práctico. Allí aprendí más saliendo con gente que también hacía arte y frecuentando inauguraciones y galerías. Siempre había oferta cultural, además con alcohol gratis, que a mí me maravillaba, y todo tipo de proyectos, como música, tatuaje, performance… Ahora estamos en lo del hipster, y hay mucha ilustración. En México es muy interesante, porque hay ilustración tipo hipster pero con motivos prehispánicos, todo muy colorido.

Tatuando en Lágrima de Oro, México
Tatuando en Lágrima de Oro, México

Fue precisamente aquí donde Andrea comenzó a tatuar (en este post, Andrea explica cómo tatuar mientras viajas). Todo surgió a raíz de mudarse a una casa de tatuadores por la que solía pasar gente de todo tipo. Un día se hizo amiga de un americano-boliviano que llegó a la casa, quien tras ver sus ilustraciones le pidió que le tatuara. “Yo le decía que no sabía tatuar, pero finalmente acepté, y mis compañeros de piso me explicaron lo básico. Entonces vi que me gustaba, que se me daba más o menos bien, y que podía ser una manera de financiarme.”

De esta casa de tatuadores, Andrea se llevó además un recuerdo muy particular: su tatuaje de  espirales: “Tuve una temporada en que estuve muy obsesionada con las espirales. Para mí, significan la vida, el universo, dar vueltas siempre alrededor del mismo punto.”

“Prefiero trabajar dos meses de camarera en un país y dos en otro, en vez de trabajar todo el año y tener un mes de vacaciones”

En su época de estudiante, Andrea no se imaginaba que unos años después tendría un blog ni que haría tatuajes, pero sí tenía algo muy claro: “Yo era bastante rebelde, desde siempre supe que no quería un trabajo estable. Prefiero trabajar dos meses de camarera en un país y dos en otro, en vez de trabajar todo el año y tener un mes de vacaciones. Yo decía que no sabía a qué me dedicaría, pero que eso no lo quería.”

Reconoce que todavía algunas personas le dicen que está loca por no tener casa ni trabajo fijo, pero que sus padres siempre la han apoyado para que haga aquello en lo que cree.

Se habla mucho de los millenials; nosotros hemos apostado más por hacer lo que nos gusta, si total estamos en crisis y no hay trabajo… Yo pienso que tengo una vida nada más, y es para vivirla y hacer lo que me gusta, porque si no, ¿cuándo? ¿Cuando me jubile? No voy a tener otra oportunidad si no es ahora. Si con 40 veo que no sé qué hacer, ya estudiaré otra cosa, pero ahora tengo la energía para hacer lo que quiero, y hay que creer en ello.

Le pregunto qué tipo de trabajo le da más ingresos, y me responde que va por épocas. “Con el blog estoy empezando a generar ingresos, pero va fluctuando, y a veces solo me salen cosas de afiliación. A veces también trabajo de temporera; este año quería recoger cerezas en Canadá, pero al final no lo hice. Aunque el tatuaje es algo más estable y me da más ingresos, lo que hago full time es el blog, pero ahora quiero recuperar mi parte creativa que he tenido siempre.”

Es más fácil hacer lo que funciona, pero si no eres tú, ¿cuál es la gracia? “

Andrea en las Jornadas IATI de los grandes viajes de Madrid, el pasado abril
Andrea en las Jornadas IATI de los grandes viajes de Madrid, el pasado abril

Andrea es hoy en día uno de los principales referentes para las mujeres que viajan solas, y ha sido entrevistada en numerosos medios nacionales e internacionales. Sin embargo, antes de lanzarse a viajar, Andrea acudía también a otros blogs en busca de consejos e inspiración, como el de Acróbata del Camino de Juan Villarino, que la ayudó a hacer autostop durante su viaje de siete meses por Latinoamérica.

Cuando comencé a viajar me ayudaron mucho algunos blogs, como el de Aniko Villalba, Viajando por ahí, Kombi Rutera de Maru y Martín, o Marcando el polo de Dani y Jota. Ahora estoy leyendo blogs que no se centran solo en los viajes, como Maitena Caimán de Marina Hernández, o Puentes en el Aire de Álex Moreán y Valen Rivero, que son muy creativos.

Últimamente, Andrea está reflexionando sobre cómo dar un giro a su blog y por lo tanto a su trabajo también, pero reconoce que para ello hay que pasar por un proceso de auto-conocimiento que no es rápido ni fácil. Cuando le pregunto si es difícil ser una misma, me responde que cada vez lo es más, y reflexiona sobre la influencia que las redes sociales tienen sobre los que generan contenidos en Internet: “Te metes en las redes sociales y ves lo que hacen los demás y te mides por eso, por lo que hacen los otros. A veces maldigo, preferiría no tener redes, poder estar a mi puñetera bola. Es inevitable, tienes que dar la cara, pero quiero hacerlo desde lo que me apetece a mí. Estamos expuestos a muchas cosas, y a la vez hay modelos muy hechos. Por ejemplo con el blog, por el hecho de tener un blog de viajes se te exige un perfil, y muchas veces caes en lo fácil, que al final ves que es lo que más funciona; a veces haces un post mucho más tuyo y tiene menos salida. Por eso es más fácil hacer lo que funciona, pero si no eres tú, ¿cuál es la gracia? Es algo en lo que estoy metiendo mucha cabeza, pensando mucho: Andrea, ¿qué estás haciendo? ¿Esto que haces eres tú?

“Darse espacio es escucharse a una misma , ver qué nos hace felices”

Si hay algo que parece rondar mucho en la mente de Andrea es la importancia de darse espacio a una misma, ya que lo menciona varias veces en nuestra entrevista, e intuyo que para ella ésta es la clave que nos ayuda a saber qué queremos hacer con nuestras vidas.

Darse espacio y tiempo es sentarse tú solo en tu sitio; a mí me gusta ir al mar. Es ver hacia dentro y escucharse a una misma, y esto funciona para cualquier cosa de la vida. Aunque estamos muy pendientes de la opinión externa, hay que ver qué nos hace sentir bien y qué no, qué nos hace felices y con qué estamos cómodas. Pero parece que estamos siempre de un lado para otro.

Pensando de esta forma, no me sorprende que Andrea se haya dado la oportunidad de llevar un estilo de vida poco convencional. ¿Cuántas de nosotras sabemos realmente lo que nos conviene más, si ni siquiera nos hemos parado a pensarlo, libres de la influencia exterior? Sin embargo, creo que en el caso de Andrea ella ya debió nacer con un gran deseo de ir por libre, que ha ido desarrollándose con el tiempo. De hecho, con dieciséis años tuvo su primer trabajo fregando platos en un hotel, y así consiguió ahorrar para irse de casa a los diecisiete y mudarse con sus amigas a Oviedo, a hacer el bachillerato artístico.

Desde pequeña siempre era muy autónoma y quería hacer las cosas sola. Mi madre me cuenta que cuando tenía cinco años o así, yo le decía que caminara dos metros por delante de mí para que nadie supiera que iba conmigo. En la adolescencia, a mis amigas y a mí nos llamaban «Las delincuentes». Siempre íbamos de negro, y mirando para atrás, creo que éramos un poco emo. En vez de hacer lo que todo el mundo, hacíamos el quinqui. Así éramos, un poco quinqui.”

No miento cuando digo que viajar sola me ha cambiado la vida

Andrea recorriendo el Salar de Uyuni, en Bolivia
Andrea recorriendo el Salar de Uyuni, en Bolivia


¿Cuáles son los próximos planes de Andrea? Aparte de dar un giro hacia lo artístico en su blog, su próximo objetivo es viajar a Australia en 2018, con la Work and Holiday Visa que recibió hace unos meses.  De momento, sabe que quiere comenzar con la costa este, pero no tiene pensado un itinerario fijo: “Me han hablado bien de Biron Bay, es un pueblito surfero hippie cool. Buscaré algo de camarera o lo que sea, me llevaré la máquina de tatuar y le daré a los murales. Pasaré varios meses en diferentes sitios, para ir viajando más lento. Y también voy a aprender a surfear. He probado un poco, pero me da vergüenza porque mi hermano surfea, y yo lo hago peor.”

Aunque no lo parezca, hubo una época en la que Andrea no viajaba en solitario, sino con amigos, familia o pareja. De hecho, no fue hasta su experiencia en México que comenzó a desarrollar su forma particular de viajar, a solas, haciendo autostop y manteniéndose por el camino. “México me demostró que si era capaz de vivir ahí, todo lo demás iba a ser más abarcable”, recuerda. “Ahora ya contemplo formas de viajar que antes ni me imaginaba: empiezo a mirar motos, ahora a dedo, ahora una caravana… Ese abanico de posibilidades se ha abierto, cada vez todo parece más posible, ahora es ¿cómo no? ¡A ver qué se me ocurre!

A medida que ha ido sumando viajes, estos han ido dejando huellas y más huellas en esa Andrea que hace no tanto sentía miedo de viajar sola: “No miento cuando digo que viajar sola me ha cambiado la vida”, dice en su libro. “Suena dramático, sí, pero es verdad, verdad como cada uno de los pasos dados, de los miedos enfrentados, de los abrazos recibidos, los libros leídos, los kilómetros y los segundos consumidos.”(p. 117)

"Mi primer viaje sola" es el libro de Andrea dirigido a viajeras que busquen inspiración e ideas para lanzarse a viajar solas por primera vez
“Mi primer viaje sola” es el libro de Andrea dirigido a viajeras que busquen inspiración e ideas para lanzarse a viajar solas por primera vez

En realidad, creo que esos pasos dados que ella menciona, comenzaron hace muchos más años: cuando se fue de casa a los diecisiete; cuando encontró su primer trabajo a los dieciséis; cuando de pequeña echaba a andar por el bosque a solas y le hablaba a la luna.

Andrea Bergareche es libre desde hace mucho, y no solo eso, sino también muy capaz de construir su propio mundo. Espero que muchas podamos encontrar inspiración en su actitud y energía. 

8 thoughts on ““Me gustaría ayudar a otros creativos a vivir de lo suyo”: Andrea Bergareche, artista y tatuadora en movimiento

    1. ¡Hola Jorge! ¡Aciertas al destacar esas dos palabras! Además, en la entrevista se habla de la soledad como de algo que nos puede ayudar, a pesar de que normalmente la vemos como algo muy negativo.
      ¡Muchas gracias por tus palabras! Sin duda, para hacer una entrevista fascinante hay que entrevistar a alguien fascinante, y Andrea lo es 🙂
      ¡Un saludo!

  1. Isabel,
    ya te lo he comentado en privado, pero lo repito por aquí. Me pareces una gran profesional y es fascinante tu manera de trabajar. No miento cuando digo que esta es una de las mejores entrevistas que me han hecho, profunda y sincera.
    Gracias por contar conmigo y cederme este espacio. Ha sido un gran placer.
    ¡Fuerte abrazo!

    1. ¡Hola Andrea! ¡No sé qué decir! Me alegro un montón de que hayas quedado contenta con la entrevista, y a la vez me sorprende que alguien diga que soy profesional, con lo pequeñín que es mi blog, pero eso no quita para querer hacer bien las cosas (o al menos hacerlas según lo que yo considero que está “bien”). Para mí fue super interesante hablar contigo, leer tu libro, ir saltando de post en post en tu blog para saber mejor quién eres… ¡Un abrazo muy grande, molas mucho!

  2. Que gran artículo Isabel. Con Andrea coincido mucho en que de nada sirve “hacer lo que funciona” cuando has dejado de ser tu mism@. Precisamente hace dos semanas rediseñé mi blog por algo que me representa mejor y aunque al principio no sabía si era buena idea (por las suscripciones y las ventas), los resultados me tienen satisfecho. Que el afán por crecer no resulte en traicionarnos a nosotros mismos. Aunque nunca nos dejaremos de conocer e intentarlo es difícil y hasta confuso, el autoconocimiento es lo que nos permite mantenernos conectados con nuestra esencia en tiempos de mucho ruido como los de ahora. Gracias y saludos a las dos! Grandes!

    1. ¡Hola David! ¡Muchas gracias por tus palabras! Sí, es muy interesante reflexionar sobre por qué hacemos lo que hacemos, y si realmente estamos siendo “nosotros”. Yo también creo que es importante estar conectados con nuestra esencia, para poder vivir de acuerdo con nuestros valores, al menos en la medida de lo posible. Por cierto, tienes unos posts super interesantes en tu blog 🙂 ¡Un saludo!

  3. Pues yo creo que esta entrevista es tan inspiradora porque sois muy grandes las dos. Una como entrevistadora y la otra como entrevistada, habéis hecho un poquito de magia, un poquito de algo nuevo, un poquito de salirse del camino y de ser libres y de ser vosotras mismas.

    ¡Abrazos! Y que viva la gente que le habla a la luna más que a sus muros de Facebook 😉

    1. Oooh, Laura, ¡qué guay que te pases por aquí! ¡Me ha encantado la última frase! Eso debe ser, la magia que se crea entre entrevistadora y entrevistada, qué bonito 🙂
      ¡Un abrazo, te deseo lo mejor para tu etapa por casa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *