“En nuestra sociedad consumista, hasta los amantes son de consumo rápido”: Mar, la escritora de las múltiples vidas

foto_mar_pastor_bn2

“La vida de Mar Pastor es menos creíble que su ficción”. 

Esta es la primera frase que podemos leer en la contraportada de su libro, Amantes volátiles,  y no puedo estar más de acuerdo.

La vida de Mar está llena de anécdotas disparatadas, de múltiples y variados oficios, de viajes, y sobre todo de literatura. Esta escritora, que se ha reinventado en varias ocasiones, siempre ha dirigido su vida en la dirección adecuada: la de la escritura.

Con 26 años decidió estudiar Comunicación Audiovisual, y después de licenciarse viajó a Cuba para formarse en guión cinematográfico. Hace tres años se instaló en Bruselas para trabajar en una embajada como periodista y asistente diplomática, y codearse con ministros y embajadores de todo el mundo.

En 2016 ha autopublicado su primer libro,Amantes volátiles, una colección de 24 cuentos sobre el “amor etílico”, ese amor de hoy en día que se evapora con la misma intensidad con la que surge. Leyendo sus relatos, Mar me hace pasar de la sonrisa a la melancolía en cuestión de un par de líneas. Sus historias hablan de parejas volátiles que compran cerveza fría a un euro por la calle, o de mujeres obsesionadas con recibir un mísero Whatsapp de amor, incluso en las circunstancias más extrañas. Sus personajes deambulan por paisajes urbanos, por bares, por dormitorios, siguiendo un rumbo incierto.

El rumbo de la propia Mar comenzó a cambiar el día en el que tuvo una epifanía en el lugar menos pensado: en una tienda de colchones.

Después de trabajar durante años, decidiste estudiar Comunicación Audiovisual. ¿Por qué decidiste estudiar esta carrera y por qué en ese momento?

Yo trabajaba en una tienda de colchones y, mientras ordenaba las fundas nórdicas por tamaños, tuve una epifanía: fui consciente de que no me quería pasar toda la vida colocando ropa de cama en estanterías ni vendiendo colchones.

Por suerte, la prueba de acceso a la Universidad para mayores de 25 años era al mes siguiente. Estudié lo que pude y, sorprendentemente, la superé con buena nota. Digo sorprendentemente porque hacía casi diez años que no estudiaba

Y elegí Comunicación Audiovisual porqué pensé que después podría desempeñar un trabajo relacionado con la escritura, como el de guionista, por ejemplo.

¿Qué recuerdos guardas de tu estancia en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, en Cuba?

Es curioso, más que los parajes tropicales y el calor asfixiante, recuerdo lo increíble de compartir un sueño con personas que provenían de culturas muy distintas.

Allí, en la Escuela, se concentraba mucho talento y, al mismo tiempo, historias vitales interesantes que atravesaban un momento de inflexión. Nos llamaban “los escritores”. Todo se vivía intensamente.

Un día tuvimos que hacer un pitching para vender nuestros guiones ante una decena de productores entre los que se encontraba el productor de Alien -la película de Ridley Scott- que, después de escucharnos, valoraba la película y sus posibilidades, imagínate qué nervios…

Me sentía realmente afortunada por poder formar parte de aquel grupo y discutir nuestras ficciones que, al final, no eran otra cosa que nuestra manera de ver el mundo.

¿Cuáles son tus lugares favoritos en el mundo? 

Creo que todavía me quedan lugares favoritos por descubrir porque tampoco he viajado demasiado. De momento, te diría que La Habana y la playa de Cayo Levisa, la Plaza del Duomo de Florencia y la Alhambra de Granada.

Te mudaste a Bélgica en el año 2013 para hacer prácticas en una embajada. ¿Qué aprendiste trabajando aquí?

Aprendí que la única forma de vencer la inseguridad es enfrentándose a situaciones nuevas por mucho miedo que den. Es decir, que con valentía puedes salir airosa de -casi- cualquier circunstancia por complicada o estrambótica que se presente.

Así, logré sobrevivir a la asistencia de embajadores y ministros, a la organización de una recepción de alto nivel en el Ayuntamiento de Bruselas, y cubrir eventos en el Parlamento Europeo o encuentros de la ONU.

También aprendí sobre protocolo y el teatro de las relaciones, diplomáticas, en este caso.

¿Crees que vivir en Bélgica ha influido en los temas sobre los que escribes?

Creo que me influye todo lo que vivo. Por lo tanto, vivir en Bélgica también.

De mis cuentos más recientes, uno está inspirado en un viaje de tren a Lieja; otro, en el atentado que se produjo en el aeropuerto de Bruselas; y ahora tengo en mente escribir sobre personas muy interesantes que me estoy encontrando últimamente en la ciudad.

cartel_libro_amantes_volatiles

¿Cómo fue el proceso de escritura y edición de “Amantes Volátiles“?

La escritura ha sido inconsciente. Quiero decir que mientras escribía estos relatos, a lo largo de cinco años, no sabía que iban a terminar formando parte de un libro que tuviera este concepto de amor volátil o etílico.

Cuando me decidí a hacer una recopilación, me di cuenta de que el hilo conductor podía ser ése, y descarté los cuentos que no encajaban en él. La edición ha sido independiente, pero he tenido la suerte de contar con profesionales allegados para la edición, diseño, maquetación y fotografía de portada.

¿Qué es para ti un amante volátil?

Un amante volátil es un amante que es capaz de amar intensamente, pero sólo por un corto periodo de tiempo.

¿De los relatos de “Amantes Volátiles” hay alguno que sea tu favorito?

Hm… Eso es muy difícil contestar, sería algo así como decir a qué hijo quieres más…

Por citar uno, te diré que le tengo cariño al que se titula Recaída porque está contado a dos voces en un intento de mostrar cómo disimulamos las emociones o fracasos ante quien amamos, y también porque los sentimientos son tan volubles en él que pueden fluctuar entre el primer plato y el postre de una comida.

¿Qué piensas de las relaciones amorosas y/o sexuales entre hombres y mujeres hoy en día?

Creo que son de tendencia volátil (risas). Tanto las heterosexuales como las homosexuales. Ya lo apuntaba Bauman con el concepto de “amor líquido”

Yo voy un poco más allá y lo convierto en “amor etílico” que cuenta con la característica de la volatilidad. Fíjate que entonces ya no es líquido, sino gaseoso, con la capacidad de prenderse, pero también de esfumarse en cualquier momento.

No digo que siempre sea así, pero en un tipo de sociedad consumista como la nuestra parece que hasta los amantes sean un producto de consumo rápido. Nada nos conmueve, o lo hace solamente unos instantes.

Con las aplicaciones para encontrar pareja se ve de forma clara: la gente elige a través de un escaparate de fotos retocadas y eslóganes como si estuviera eligiendo un bolso o una camisa. Cuando en realidad ni siquiera saben lo que les sienta mejor…

Yo, por ejemplo, soy muy mala eligiendo zapatos… Escojo siempre los que me parecen más bonitos aunque no sean de mi talla y, claro, terminan haciéndome daño (risas).

¿Qué cosas te inspiran a la hora de escribir?

La inspiración puede venir de fuera o de dentro.

Puede inspirarme una mujer que se pone unos guantes azules y peludos en un tren, un pensamiento existencialista o reminiscencias de historias que viví en el pasado.

En cualquier momento, un hecho fortuito y sin importancia aparente me puede llevar a imaginar una historia de personajes peculiares que nada tienen que ver con la pequeña chispa que los ha creado.

¿Qué es lo más difícil de escribir un libro?

Para mí ha sido dar por finalizadas las correcciones. Cada vez que releía, encontraba fallos o quería cambiar unas palabras por otras.

Y bueno, lo segundo más difícil ha sido enfrentarme a las posibles críticas. En general han sido muy positivas, pero también me he encontrado con personas de generaciones lejanas que no han llegado a entender o identificarse con algunas de las historias.

Al final he sido yo la que he entendido que no se puede escribir un libro que encaje con absolutamente todo el mundo.

¿Cómo reaccionaron tus amigos y familiares cuando les dijiste que ibas a publicar un libro?

Muy bien, claro. Supongo que, en el fondo, lo estaban esperando.

Muchos de tus relatos tienen un gran elemento cómico. ¿Qué rol juega el humor en tus historias?

El mismo que en la vida: es el contrapunto de la desgracia, el salvavidas que emerge de repente en un naufragio. Digamos que me gusta aligerar las catástrofes -reales o ficticias- con sarcasmo e ironía.

Para aquellas que no conozcan la autopublicación a través de Amazon, ¿podrías explicar en qué consiste? 

A ver si lo puedo resumir… Amazon tiene una plataforma de autopublicación que tiene la ventaja de ser gratuita si utilizas su ISBN y dispones de profesionales que te diseñen la portada y la maqueta con el contenido.

Un inconveniente es que no hay versión en español, todos los pasos y explicaciones se muestran en inglés. A la hora de pedir una prueba de impresión y corregir los fallos también debes comunicarte con ellos en este idioma.

Estas pruebas son relativamente económicas, unos veinte euros por envío. Puedes tardar meses en tenerlo listo, dependiendo de los cambios y las pruebas que necesites antes de dar el visto bueno.

Hay otra forma más sencilla que Amazon ofrece desde hace poco: publicar en Kindle y luego pasar a papel, es más sencilla.

foto_mar_pastor_entrevista
Mar en la presentación de “Amantes volátiles”

¿Qué recomendarías a cualquiera que esté pensando en autopublicar una novela?

Primero le aconsejaría que enviase el manuscrito a conocidos para que opinaran sobre él, a ser posible personas dispares. Es decir, alguien que pueda asesorar a nivel estilístico, pero también amigos no profesionales que puedan leer la historia con “ojos de lector común”.

Después, que invirtiera en el diseño y la maquetación, porque la apariencia es muy importante.

Y bueno, que publicara sin dudar. ¡Algún día hay que empezar!

La autopublicación tiene ventajas, como que no te encuentras con más censura que la autocensura y el porcentaje de beneficios es cinco veces mayor, aunque también desventajas: la promoción y distribución a pequeña escala la debes hacer tú y estás condenada a llegar a menos lectores.

La próxima vez me gustaría contar con una editorial que consiguiese que el libro llegara a más gente aun a riesgo de conseguir menos beneficios.

¿Cuáles son los escritores que más te gustan?

Tengo unas referencias muy eclécticas: de los clásicos, Chejov, Kafka, Boris Vian

De género fantástico, Borges y Cortázar; más recientes, Kundera, Bukowski, Raymond Carver

Y escritoras me gustan Anaïs Nin, Almudena Grandes, Virginie Despentes, Amèlie Nothomb, Amy Hempel… Seguro que me dejo muchos.

Recomiéndame tres libros que te encanten.

De los escritores de cuentos, recuerdo relatos que me han impactado, como el de La cosecha, de Amy Hempel o Iónich de Chejov; libros te recomendaría Zonas húmedas de la escritora Charlotte Roche, que no he nombrado antes porque solo le leí ese libro, y bueno, cualquier novela de Kundera que no sea de ensayo.

¿Cuáles son tus próximos proyectos literarios?

Tengo pendiente otra recopilación de cuentos más largos y estoy escribiendo una novela que me lleva de cabeza. También me han encargado un libro de cuentos de crecimiento personal.

Puedes seguir las andanzas de Mar en Twitter y en su blog de relatos Mar de tinta.

8 thoughts on ““En nuestra sociedad consumista, hasta los amantes son de consumo rápido”: Mar, la escritora de las múltiples vidas

    1. Genial, Natalia, ¡ya tienes ahí el enlace para comprarlo! Los cuentos tienen un estilo muy variado, y aunque hay una temática central, Mar habla de parejas y amor/desamor de maneras bastante diferentes: unas veces con un estilo más cómico, otras en forma de poesía… ¡Seguro que te va a gustar!

    1. ¡Hola Inés! ¡Me alegro un montón! Si quieres leer más relatos de Mar puedes entrar en su web Mar de tinta. ¡Un abrazo!

  1. Me gustan las entrevistas de Isabel. Son claras y certeras. Así como me gusta mucho el libro amantes volátiles. Aún no lo tienes? A que esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *